Etiqueta: low-carb

Pan bajo en carbohidratos de CSC Foods

Nuevo pan bajo en carbohidratos de CSC FoodsHoy voy a hablar del nuevo pan bajo en carbohidratos de CSC Foods, pero también quiero hablar de mucho más que eso. Desde que publicamos el libro Cocinar sin Carbohidratos en 2014 hemos estado investigando, haciendo pruebas y tratando de conseguir elaborar un pan que pudiese fabricarse de manera masiva, pero tradicionalmente, que fuese muy bajo en carbohidratos, que tuviese sabor, textura y aroma a pan tradicional y que, además de todo eso, no costase un ojo de la cara. Mentiría si dijese que ha sido un proceso sencillo o rápido. Ha sido más bien al contrario. Después de probar todo tipo de panes bajos en carbohidratos disponibles por toda Europa (y algunos traídos desde Estados Unidos), la conclusión es que no había un claro ganador. Existían muchos panes muy buenos en algunos aspectos, pero con carencias en otros. Y por supuesto, nos propusimos mejorar lo presente.

Algunos panes bajos en carbohidratos tenían realmente pocos carbohidratos, pero no sabían a pan, sino a algo raro. Otros tenían una gran cantidad de proteína y muy pocos carbohidratos, pero eran realmente caros. Otros se anunciaban como bajos en carbohidratos, pero contenían un 30% o más de carbohidratos, que es una cifra realmente alta en mi opinión, pese a ser más baja que los panes tradicionales. Algunos tenían buenos valores nutricionales y un sabor aceptable, pero la textura dejaba mucho que desear, con masas muy duras, arenosas o que directamente de deshacían al tocarlas o intentar cortarlas. En definitiva, mucha variedad de panes, todos ellos muy buenos en algún aspecto, pero mediocres en otros, siendo además los mejores, productos realmente caros, adecuados como exquisitez pero no para comprarlos, al menos con una economía familiar media, de manera constante y sostenida.

Logotipo de la marca CSC FoodsDe este modo, el objetivo que yo tenía en la cabeza no era desarrollar un pan que fuese el mejor en todo, porque creo que es imposible en estos momentos, sino que fuese realmente bueno en todos los aspectos, sin que su precio se disparase. Y creo sinceramente que ese objetivo lo hemos alcanzado de sobra con el pan bajo en carbohidratos que hoy lanzamos bajo la marca CSC Foods, derivada del libro Cocinar sin Carbohidratos, y que ha servido como base inicial en el desarrollo de este pan y de otras recetas que espero podamos ir lanzando poco a poco en los próximos meses.

Veamos, una a una, las premisas que hemos considerado a la hora de desarrollar este pan bajo en carbohidratos y, cómo hemos logrado alcanzar nuestro objetivo produciendo un pan de altísima calidad a un precio más que razonable.

Ingredientes del pan bajo en carbohidratos CSC Foods

Para llamar pan a un pan, este debería contener, al menos, agua, harina, levadura, aceite y sal, pero, ¿cómo hacer un pan con harina sin que se dispare su contenido en carbohidratos y su índice glucémico? Aunque parezca mentira, el ingrediente principal de los diferentes ensayos que hemos realizado ha sido la paciencia, porque hasta llegar donde estamos hemos creado previamente auténticas aberraciones con masas que, o bien no se levantaban, o bien no se cuajaban, o si lo hacían tenían un sabor, digamos, poco agradable. Al final, llegamos a la conclusión de que la harina tenía que ser harina de trigo verdaderamente integral, no como las falsas harinas que denuncié en este artículo. Y utilizando una harina integral de alta calidad, nos dimos cuenta de que no hacía falta mucha harina para que la masa cuajase, al contrario, hacia falta realmente poca. Pero claro, si usábamos poca harina, nos salía un pan muy pequeño, por lo que había que añadir mucha agua para hacerlo más grande, y aunque hemos visto que otros fabricantes apuestan por panes muy húmedos, estos tienen una muy mala conservación, así que rápidamente lo descartamos.

Pero si usábamos muy poca cantidad de harina integral, ¿cómo podíamos producir un pan de mayor tamaño que, además, fuese bajo en carbohidratos? Inmediatamente dirigimos la atención hacia algunas de las semillas que he recomendado en otras ocasiones, como las semillas de lino y girasol, y las fibras vegetales de trigo e inulina. También añadimos semillas de soja no modificada genéticamente, que desde luego no es ni barata ni fácil de encontrar, pero considero que, en pequeñas cantidades como en el caso de este pan bajo en carbohidratos, es la única adecuada.

Pan integral para adelgazarEn efecto, al mezclar estas semillas con la harina integral, aumentábamos la masa del pan sin apenas añadir carbohidratos, sin embargo, la masa perdía cohesión, y necesitábamos aumentar la proteína para hacer la masa más elástica y que cociese mejor. Y aquí llegó el mayor de los problemas, ¿qué proteínas usar? Como en otras ocasiones, las proteínas de la leche y del huevo fueron mi primera elección, pero ambas resultaron problemáticas. La proteína de la leche le añadía un sabor agrio al pan, por lo que hubiésemos necesitados saborizantes, algo que descartamos de inmediato. En cuanto a la proteína de huevo, pese a que no aportaba un sabor significativo y que las pruebas que hicimos fueron razonablemente buenas, presentaba otro escollo insalvable: ningún horno industrial quería proteína de huevo en sus instalaciones, porque suponía añadir un alérgeno más o trazas de este al resto de productos que se produjesen allí.

De este modo, la elección de proteína, una vez descartadas las que añadían sabor de manera significativa al pan y las que añadían un alérgeno nuevo a los hornos, quedó reducida a la proteína vegetal y, en concreto a la de guisante y al gluten de trigo, para no encarecer en exceso el pan, eligiendo finalmente la segunda porque la primera le aportaba un color verdoso al pan, y no nos parecía adecuado lanzar un pan con un tono verdoso al mercado. Al fin y al cabo, es razonable que un pan que lleva harina de trigo integral y por lo tanto gluten, se pueda enriquecer con más gluten para aumentar la elasticidad y consistencia de la masa.

Por último, aunque la mayoría de panes, tradicionales o bajos en carbohidratos, se elaboran con aceites de girasol o grasas de baja calidad, para nosotros fue innegociable desde un primer momento usar Aceite de Oliva Virgen Extra o, en su defecto, Aceite de Coco Virgen. Sin embargo, el segundo añadía sabor y endulzaba el pan, por lo que, aunque lo tenemos en la recámara para otros productos, en esta caso nos decantamos por el Aceite de Oliva Virgen Extra, que supone un 2,5% del producto, no un mero ingrediente testimonial.

Formato del Pan bajo en carbohidratos CSC Foods

Pan bajo en Carbohidratos de CSC FoodsComo si de nuestro santo grial se tratase, una vez que teníamos definida la masa del pan bajo en carbohidratos, quedaba por definir el formato, o, al menos, el primer formato, porque ya adelanto que si este pan funciona en el mercado, lanzaremos nuevos formatos en breve, basados en la misma masa. Podíamos optar por hacer bollitos individuales de diversos tamaños, hacer barras de pan sin cortar o, el que finalmente escogimos por su versatilidad, un pan de molde precortado. Lo interesante de este formato es que permite muchas aplicaciones, es muy cómodo de utilizar, se puede congelar y usar rebanada a rebanada, incluso directamente desde el congelador, y además soporta muy bien el paso del tiempo para tratarse de un pan fresco, pues aguanta 30 días o más desde su fecha de fabricación si se mantiene en condiciones adecuadas, protegido de la luz solar directa y de la humedad.

De este modo, hemos logrado elaborar un pan que pesa casi medio kilo, cuyo formato de rebanada es bastante generoso, y que viene presentado en una sencilla bolsa, como el pan de molde tradicional, y cortado a rebanadas igual que este. Desde el punto de vista de los padres, resulta realmente sencillo cambiar el pan de molde tradicional, cargado de carbohidratos de asimilación rápida por este pan bajo en carbohidratos sin que los hijos protesten o incluso lleguen a darse cuenta, porque, como dije al principio, este pan bajo en carbohidratos parece un pan tradicional, huele, sabe y tiene la textura de un pan de molde similar al que podríamos comprar en cualquier supermercado, pero nutricionalmente hablando, es infinítamente superior.

Posicionamiento del Pan bajo en carbohidratos de CSC Foods

Veamos ahora como se posiciona este pan bajo en carbohidratos con respecto a otros panes low-carb populares del mercado, para lo cual he elaborado este cuadro comparativo que es más rápido y sencillo que explicar, uno a uno, los parámetros que hemos analizado de los panes bajos en carbohidratos de referencia más importantes hasta llegar al desarrollo de este pan lowcarb. Pincha en el cuadro para ampliarlo. Debajo del cuadro explico como he realizado esta evaluación, lo que se puede considerar subjetivo y objetivo de ella.

Cuadro comparativo de los panes lowcarbPara realizar este cuadro comparativo de algunos panes lowcarb populares en el mercado, he analizado 16 parámetros de los cuales, la mayoría son objetivos, en el sentido de que se analiza una cifra concreta, por ejemplo el precio cada 100g, pero otros son necesariamente subjetivos, como el porcentaje de similitud con el sabor o aroma a pan natural. Esos porcentajes subjetivos reflejan únicamente mi opinión, y por supuesto, cada uno puede tener la suya, pero creo que no será demasiado distinta a la mía. En general, he puesto en verde los valores que, ahora sí, personalmente, considero dentro de un rango óptimo, en amarillo los valores buenos, aunque mejorables, y en rojo los que considero malos, tanto por defecto como por exceso.

En el cuadro vemos que el pan bajo en carbohidratos de CSC Foods que hemos desarrollado puntúa en verde en 14 de 15 parámetros puntuables. El parámetro 16 (frescura y caducidad) es meramente informativo, pues no indica que un producto sea mejor que otro. Esa puntuación verde en tantos parámetros es lo que, en mi opinión, lo convierte en el mejor pan del mercado ahora mismo, dado que ningún otro reúne tantos parámetros en color verde como este. Sin embargo, subjetivamente hablando, habrá personas que piensen que hay otros panes mejores para según que aplicaciones, y obviamente todas las opiniones son válidas. Algunos de estos panes bajos en carbohidratos se acercan o incluso mejoran los nutrientes del pan lowcarb de CSC Foods, pero tienen un precio disparatado. Otros tienen un buen precio, pero fallan en los macronutrientes, tanto por defecto como por exceso. Lo que está claro es que los parámetros de nutrientes y precio son absolutamente objetivos.

Debo decir, en cualquier caso, que comparados con los panes tradicionales, todos estos panes son unos magníficos alimentos, pero claro, dentro del grupo y en el mercado en general, debemos aspirar a conseguir cada vez mejores productos a mejor precio, porque como consumidores, no concibo otra cosa que exigir a los fabricantes que mejoren sus productos y, dentro de lo razonable y ético, los abaraten al máximo. Y ese es precisamente el papel que quiero que juegue CSC Foods en este mercado.

Cómo consumir el pan bajo en carbohidratos de CSC Foods

Carro de la Compra para adelgazar

Carro de la Compra Familiar

Cuando comenzamos a elaborar la receta de este pan bajo en carbohidratos lo hicimos con la familia en mente, de ahí que el precio fuese tan importante. Como explico en el libro Adelgazar sin Milagros, adelgazar de manera saludable no es barato, y mucho menos lo es si tratamos de utilizar exactamente el mismo plan nutricional para nuestra familia al completo. Por ello, este no es un alimento para tomar de manera frecuente y continuada si estás intentando adelgazar rápido como hice yo hace años. No digo que, de vez en cuando, una rebanada de este pan bajo en carbohidratos vaya a evitar que adelgaces, ni mucho menos, porque con algo más de 6g de carbohidratos por rebanada, está en el límite, pero precisamente por su cercanía al límite, yo no lo usaría con demasiada frecuencia. Una rebanada, algún día suelto, es lo que podría considerarse adecuado en el marco de un plan nutricional diseñado para adelgazar rápido siempre y cuando no se añadiesen más carbohidratos a esa comida.

Pero una cosa es estar activamente perdiendo peso y otra muy distinta es mantenerse y mantener a una familia completa con una dieta sana y natural. Y es precisamente en ese ámbito, el de la dieta sana familiar, dónde este pan lowcarb se posiciona como líder absoluto, por valores nutricionales, por precio y, sobre todo, por su versatilidad y similitud con un pan convencional. Y eso es, en definitiva, lo que queríamos conseguir. Pero esto no es el final, sino el principio del desarrollo. Este pan bajo en carbohidratos orientado al segmento familiar ya está lanzado y disponible, por lo que desde hoy, continuamos el trabajo para lanzar nuevos alimentos en los próximos meses, no necesariamente orientados al mismo segmento y haciendo un especial hincapié, como no podía ser de otro modo, a las necesidades de las personas que sufren obesidad y diabetes, y requieres una dieta realmente estricta en cuanto a la cantidad de carbohidratos. Después de todo, no puedo olvidarme de dónde vengo.

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico los próximos artículos que vaya escribiendo sobre nutrición saludable dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo click. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Receta rápida de croquetas low-carb para niños

Si tu vida se parece en algo a la mía, el momento más caótico puede ser con facilidad la cena. Por un lado los niños tienen hambre y pueden estar algo más nerviosos de la cuenta y por otro, después de todo el día en la calle trabajando las ganas de cocinar brillan por su ausencia. Es en este momento cuando la mayoría de las personas suele hacer uso de alimentos precocinados, que como denuncio habitualmente en la sección «Denunciable» no son los más indicados para los niños, pues entre otras cosas pueden fomentar la obesidad a corto plazo y las enfermedades degenerativas a largo plazo.

Lo que quiero demostrar hoy es que se puede preparar una cena que, además de gustar a los niños, tenga unos buenos valores nutricionales y, para colmo, sea fácil, rápida y sencilla de preparar. En el libro Cocinar sin Carbohidratos hay una receta más elaborada para preparar croquetas low-carb, pero hoy he querido publicar esta otra, más sencilla y menos glamurosa, pero que a buen seguro hará las delicias de los más pequeños. Se trata de unas sencillas croquetas a base de queso en porciones y atún.

Información nutricional
Receta rápida de croquetas low-carb para niños
Cantidad por ración
Calorías 83 Calorías de la grasa 45
% valor diario*
Grasa total 5g 8%
Grasas saturadas 3g 15%
Grasas poliinsaturadas 1g
Grasas monoinsaturadas 1g
Colesterol 22mg 7%
Sodio 64mg 3%
Potasio 34mg 1%
Carbohidratos totales 2g 1%
Fibra dietética 5g 20%
Proteínas 7g 14%
Vitamina A 1%
Calcio 0.4%
Hierro 2%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.

Imprimir receta
Receta rápida de croquetas low-carb para niños
Receta rápida de croquetas low-carb para niños, ideales como cena sencilla y sana
Croquetas Low-Carb de atún y quesitos
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Tiempo de preparación 20 Minutos
Tiempo de cocción 25 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Tiempo de preparación 20 Minutos
Tiempo de cocción 25 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Croquetas Low-Carb de atún y quesitos
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Instrucciones
  1. Ponemos los 8 quesitos en porciones en un bowl y los mezclamos con dos latas de atún pequeñas o una grande. Como siempre, recomiendo que el atún sea en aceite de oliva virgen o bien al natural, pero no en aceites vegetales ni en aceite de oliva sin más, que suele ser aceite de oliva refinado de escaso interés nutricional.
    Mezclamos atún y quesitos para hacer croquetas sin carbohidratos
  2. Con un tendedor machacamos los quesitos y el atún mezclando bien ambos ingredientes, obtendremos una masa suave y manejable.
    Masa de atún y quesitos para hacer croquetas sin carbohidratos
  3. Con la mezcla del atún y los quesitos damos forma a las croquetas. A mí me salen 8 croquetas de tamaño más que considerable. En lugar de pasar las croquetas por harina refinada, las pasamos por FiberFin. El Fiberfin es un sustituto de la harina a base de almidón resistente de maíz. Este almidón tiene la propiedad de ser de muy baja absorción, pues tiene un gran contenido en fibra (60%) mientras que el resto de hidratos de carbono son de asimilación muy lenta. Se puede usar en muchas recetas pero aunque parezca harina no lo es.
    Croquetas low-carb preparadas antes de freír
  4. Una vez que las hemos pasado por el FiberFin las pasamos por huevo batido antes de empanarlas con Protofibra o con salvado de trigo fino. El Protofibra es un sustituto del pan rallado con una base de proteína (20%) y fibra (40%) y muy bajo aporte de carbohidratos (5%). Se usa exactamente igual que el pan rallado, pero debemos tener en cuenta que tiene mucha más resistencia al dorado, por lo que no debemos esperar que se ponga tan oscuro como el pan rallado. Las croquetas estarán listas mucho antes de que el dorado sea oscuro, así que guiaros por el tiempo de fritura más que por el color.
    Freimos las croquetas los-carb en aceite de coco
  5. Por último, una vez están empanadas en Protofibra o salvado de trigo fino, las freímos en aceite de coco virgen. Como he explicado bastantes veces, el aceite de coco virgen es una grasa vegetal saturada que contiene gran cantidad de ácidos grasos de cadena media, en especial de Ácido Laúrico, que es muy beneficioso para el organismo. Al tratarse de una grasa saturada natural, su resistencia a la oxidación es altísima, por lo que no se degrada al freír ni pierde propiedades. Las grasas insaturadas no tienen tanta resistencia al calor y es preferible usarlas en frío, por ejemplo para aliñar ensaladas. En la dieta de los niños (y también en la de los adultos) es muy importante incluir todo tipo de grasas, pero cuidando de usarlas adecuadamente. Cuando vayamos a usar temperatura alta, siempre es mejor usar grasas saturadas y cuando vayamos a usarlas en crudo, podemos usar sin temor grasas insaturadas, preferiblemente monoinsaturadas como el Aceite de Oliva Virgen.
    Croquetas sin Harina
Notas de la receta

En definitiva, se trata de una receta con unos valores nutricionales muy interesantes: Tenemos proteína de calidad procedente del atún, que lógicamente también podemos usar fresco o congelado en lugar de enlatado y del queso, tenemos grasas de calidad procedentes del queso (saturadas), del atún (omega 3) y del aceite de coco (triglicéridos de cadena media), y tenemos un bajo aporte de carbohidratos que además son de asimilación lenta, por lo que no provocarán alteraciones en el nivel de glucosa de los niños, lo que prevendrá entre otras cosas, que sufran obesidad.

¿Te ha gustado esta sencilla receta sin carbohidratos?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico más recetas y los próximos artículos que escriba sobre alimentación sana dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Comparte esta receta

Una dieta low-carb sin restricciones

Pasta proteica válida para adelgazarTengo un problema: Me gusta comer. Disfruto de la comida en todo su ámbito, desde que la selecciono y compro hasta que me la como, pasando por la cocina. Una de las cosas que más aterran a las personas que quieren perder peso es la idea de pasar hambre o, peor aún, de seguir una dieta muy restrictiva. Para adelgazar hay que cambiar la forma en que nos alimentamos porque lógicamente, si seguimos comiendo del mismo modo que nos hizo engordar será imposible adelgazar. En el libro Adelgazar sin Milagros explico claramente que muchos de los conceptos asociados a la dieta sana son erróneos y que por ello muchas personas que creen seguir una dieta sana no consiguen adelgazar.

En estos años he ido perfeccionando mi alimentación introduciendo más recetas y alimentos realmente sanos que sustituyen a otros que eran absolutamente dañinos para mi organismo, no sólo porque me impedían adelgazar, sino también porque mermaban mi salud. De este modo, algunas de las cosas que como ahora no formaban parte de mi dieta cuando perdí 35 kilos en solo unos meses, pero esto se debe a que la mayoría de ellas ni existía entonces. Digamos que de algún modo sigo una dieta low-carb sin restricciones en cuanto a la variedad de las recetas.

La sociedad de la información ha propiciado que en los últimos años la divulgación de la realidad científica en cuanto a la alimentación se expanda a mucha velocidad y cada vez más personas saben que la alimentación rica en carbohidratos que dicta la pirámide nutricional tradicional es una aberración que no tiene lógica más allá de intereses comerciales de un puñado de fabricantes. Por el contrario, la alimentación basada en las proteínas y las grasas, los verdaderos nutrientes de nuestro organismo, se está poniendo de moda y esto está propiciando que cada vez más fabricantes creen alimentos que aporten los nutrientes que nuestra nueva dieta demanda.

Hoy quería solamente dejar aquí algunos ejemplos de comidas que hago y que son bajas en carbohidratos o incluso no tienen nada de carbohidratos, y que en el marco de una dieta «low-carb», sea cual sea, son perfectamente válidas, aunque si sigues la Isodieta de la que tanto hablo sabrás que no solo importa la calidad de los nutrientes, sino su cantidad. Aquí os dejo algunos ejemplos de comidas que he fotografiado con mi móvil en las últimas semanas, con lo que quiero demostrar que para adelgazar no hace falta ser muy restrictivo con las recetas que hacemos, sino saber elegir adecuadamente los ingredientes que usamos. Si me sigues en las redes sociales, puede que ya hayas visto estas fotos (puedes pinchar en ellas para verlas a mayor tamaño) antes 🙂

Sandwich de Jamón y Queso Low-Carb

Sandwich de Jamón y Queso Low-Carb

Si elegimos bien el tipo de pan que utilizamos para hacer un sándwich podremos adelgazar sin privarnos de la sensación de comer un pan o un bocadillo de manera ocasional. En esta foto, este pan apenas aporta 11 gramos de carbohidratos por cada 100, unas 8 veces menos que el pan blanco habitual, y además aporta proteínas y fibra.
Picadillo Castellano Low-Carb

Picadillo Castellano Low-Carb

En la foto, un picadillo manchego a base de pimiento y tomate (poco) asado, terminado con caballa, aceite de oliva virgen extra y huevo duro. Un plato muy completo que, en las proporciones adecuadas, no te impedirá adelgazar o mantener tu peso, pues no genera una subida de glucosa por su bajo índice glucémico y poco aporte de carbohidratos.
Pizza 3 quesos lowcarb

Pizza 3 quesos lowcarb

Sí, es una pizza cuatro quesos con rúcula y tomates secos, pero no cualquier pizza. Está elaborada con una masa muy baja en carbohidratos y es una buena fuente de proteína de calidad por los quesos y su aporte de grasa y fibra.
Tartar de Buey

Tartar de Buey

Este es uno de mis favoritos: tartar de buey con pepinillos y cebolla picada, con un aliño que lleva entre otras cosas aceite de oliva virgen extra y huevo. Un plato absolutamente delicioso y que además es una de las mejores fuentes de proteína y grasa que podamos encontrar, aunque prácticamente no aporta fibra, por lo que se puede y debe acompañar de ensalada o alguna verdura fibrosa de temporada a la plancha.
Macarrones con rabo de toro

Macarrones con rabo de toro

Otro clásico de la cocina italiana: Macarrones (penne), en este caso servidos con rabo de toro guisado. Pero estos macarrones no son los macarrones habituales del supermercado, sino una versión muy baja en carbohidratos y rica en fibra. Si no los has probado, te adelanto que están espectaculares!
Hamburguesa en Protopiadina

Hamburguesa en Protopiadina

Una forma distinta de comerse una hamburguesa: en una protopiadina, que es una versión lowcarb del clásico pan plano italiano, en este caso, con queso fundido, tomates secos en aceite de oliva y láminas de aguacate. Una receta con mucha grasa y proteína, tanto animal como vegetal.
Ensalada de Aguacates

Ensalada de Aguacates

Esta ensalada combina aguacates, queso fresco, anchoas y palitos de cangrejo, aderezada únicamente con aceite de oliva y sal. Contiene mucha grasa así que debe consumirse con moderación si se está siguiendo una dieta para adelgazar.
Lomo alto al horno

Lomo alto al horno

Una forma muy americana de cocinar el lomo alto: al horno y sin cortar (se porciona al servir). Acopañado de espinacas, acelgas, espárragos o champiñones es una comida perfectamente válida dentro de una dieta low-carb.
Flamenquin LowCarb

Flamenquin LowCarb

En breve publicaré la receta de este estupendo flamenquín bajo en carbohidratos en la sección de recetas. Se empana usando un sustituto del pan rallado y va relleno de jamón y queso, como se suele hacer en Andalucía.
Bacalao con jamóny champiñones salteados

Bacalao con jamóny champiñones salteados

Esta receta de Bacalo con Jamón y Champiñones salteados apenas aporta carbohidratos a la dieta y sí mucha proteína y grasa de calidad, así como fibra (en los champiñones). Muy recomendable si buscas recetas de calidad y quieres adelgazar.

Muchas de estas recetas están disponibles en el libro Cocinar sin Carbohidratos que publiqué el año pasado junto con Ana Román, que aporta entre otras cosas la mayoría de recetas dulces y de repostería, además de los panes. Creo que puedo decir con orgullo que no existe en el mercado un solo libre que se aproxime a este en cuanto a calidad y variedad del contenido, con más de 100 recetas sin carbohidratos y toda la información nutricional de cada una de ellas.

¿Te parece interesante este artículo?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico los siguientes artículos que vaya publicando dejándome tu dirección de email aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que te ayudaran a comprender la nutrición desde otra perspectiva. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

 

Receta rápida de croquetas low-carb para niños


Si tu vida se parece en algo a la mía, el momento más caótico puede ser con facilidad la cena. Por un lado los niños tienen hambre y pueden estar algo más nerviosos de la cuenta y por otro, después de todo el día en la calle trabajando las ganas de cocinar brillan por su ausencia. Es en este momento cuando la mayoría de las personas suele hacer uso de alimentos precocinados, que como denuncio habitualmente en la sección «Denunciable» no son los más indicados para los niños, pues entre otras cosas pueden fomentar la obesidad a corto plazo y las enfermedades degenerativas a largo plazo.

Lo que quiero demostrar hoy es que se puede preparar una cena que, además de gustar a los niños, tenga unos buenos valores nutricionales y, para colmo, sea fácil, rápida y sencilla de preparar. En el libro Cocinar sin Carbohidratos hay una receta más elaborada para preparar croquetas low-carb, pero hoy he querido publicar esta otra, más sencilla y menos glamurosa, pero que a buen seguro hará las delicias de los más pequeños. Se trata de unas sencillas croquetas a base de queso en porciones y atún.

Receta rápida de croquetas low-carb para niños

Sencillas croquetas low-carb para niños.

Ingredientes de las croquetas sin carbohidratos para niños:

  • 8 quesitos en porciones
  • 2 latas de atún o 150g de atún fresco o congelado
  • 4 cucharadas de FiberFin (sustituto de la harina)
  • 4 cucharadas de Protofibra (sustituto del pan rallado)
  • 1 Huevo
  • Aceite de Coco Virgen (para freír)

Preparación de las Croquetas Low-Carb para niños:

Ponemos los 8 quesitos en porciones en un bowl y los mezclamos con dos latas de atún pequeñas o una grande. Como siempre, recomiendo que el atún sea en aceite de oliva virgen o bien al natural, pero no en aceites vegetales ni en aceite de oliva sin más, que suele ser aceite de oliva refinado de escaso interés nutricional. Con la mezcla del atún y los quesitos damos forma a las croquetas. A mí me salen 8 croquetas de tamaño más que considerable.

Bowl con quesitos para hacer croquetas sin carbohidratos Mezclamos atún y quesitos para hacer croquetas sin carbohidratos Masa de atún y quesitos para hacer croquetas sin carbohidratos

En lugar de pasar las croquetas por harina refinada, las pasamos por FiberFin. El Fiberfin es un sustituto de la harina a base de almidón resistente de maíz. Este almidón tiene la propiedad de ser de muy baja absorción, pues tiene un gran contenido en fibra (60%) mientras que el resto de hidratos de carbono son de asimilación muy lenta. Se puede usar en muchas recetas pero aunque parezca harina no lo es.

Croquetas low-carb preparadas antes de freír

Una vez que las hemos pasado por el FiberFin las pasamos por huevo batido antes de empanarlas con Protofibra o con salvado de trigo fino. El Protofibra es un sustituto del pan rallado con una base de proteína (20%) y fibra (40%) y muy bajo aporte de carbohidratos (5%). Se usa exactamente igual que el pan rallado, pero debemos tener en cuenta que tiene mucha más resistencia al dorado, por lo que no debemos esperar que se ponga tan oscuro como el pan rallado. Las croquetas estarán listas mucho antes de que el dorado sea oscuro, así que guiaros por el tiempo de fritura más que por el color.

Freimos las croquetas los-carb en aceite de coco

Por último, una vez están empanadas en Protofibra o salvado de trigo fino, las freímos en aceite de coco virgen. Como he explicado bastantes veces, el aceite de coco virgen es una grasa vegetal saturada que contiene gran cantidad de ácidos grasos de cadena media, en especial de Ácido Laúrico, que es muy beneficioso para el organismo. Al tratarse de una grasa saturada natural, su resistencia a la oxidación es altísima, por lo que no se degrada al freír ni pierde propiedades. Las grasas insaturadas no tienen tanta resistencia al calor y es preferible usarlas en frío, por ejemplo para aliñar ensaladas. En la dieta de los niños (y también en la de los adultos) es muy importante incluir todo tipo de grasas, pero cuidando de usarlas adecuadamente. Cuando vayamos a usar temperatura alta, siempre es mejor usar grasas saturadas y cuando vayamos a usarlas en crudo, podemos usar sin temor grasas insaturadas, preferiblemente monoinsaturadas como el Aceite de Oliva Virgen.

Croquetas Low-Carb de atún y quesitos

En definitiva, se trata de una receta con unos valores nutricionales muy interesantes: Tenemos proteína de calidad procedente del atún, que lógicamente también podemos usar fresco o congelado en lugar de enlatado y del queso, tenemos grasas de calidad procedentes del queso (saturadas), del atún (omega 3) y del aceite de coco (triglicéridos de cadena media), y tenemos un bajo aporte de carbohidratos que además son de asimilación lenta, por lo que no provocarán alteraciones en el nivel de glucosa de los niños, lo que prevendrá entre otras cosas, que sufran obesidad.

Detalle de la receta de croquetas low-carb para niños

¿Te ha parecido interesante esta receta?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico más recetas y los próximos artículos que escriba sobre alimentación sana dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Alimentos funcionales que ayudan a mantener el peso

Protein pudding de Scitec NutritionLos medios de comunicación llevan meses haciéndose eco de que las dietas bajas en carbohidratos y ricas en proteínas y grasas son definitivamente más saludables que las dietas cargadas de carbohidratos que llevamos padeciendo décadas. Ahora resulta que la noticia es que la grasa no es la culpable de la epidemia de obesidad y diabetes que padecemos, sino que los medios reconocen abiertamente que el problema radica en el azúcar y en el excesivo consumo de carbohidratos. Bueno, bienvenidos a lo que muchos ya sabíamos; más vale tarde que nunca.

El caso es que con todo este ruido los fabricantes de alimentos no se han quedado de brazos cruzados y están comenzando a sustituir sus alimentos desnatados por alimentos desazucarados y algunos incluso, como Pascual, ha lanzado una gama de productos que aunque en mi opinión no es perfecta todavía, va bien encaminada: se trata de una versión reducida en carbohidratos de algunos de sus productos (natillas, piquitos, pasta) que promete ofrecer un índice glucémico más bajo que los tradicionales. Espero que el resto de fabricantes tome nota y se generalice esta tendencia en el mercado, lo que sin duda contribuirá de manera inmediata a la mejora de la salud de la población.

Pero mientras llega ese momento, hoy voy a hablar de otros productos que son muy interesantes si estás perdiendo peso o quieres mantenerte sin privarte de algunos sabores. En mi opinión muchos de estos productos van a ir llegando poco a poco a los lineales de los supermercados, pero mientras tanto se pueden encontrar en tiendas de nutrición deportiva, en Amazon y como siempre en OutletSalud.com, que tiene un creciente catálogo orientado claramente a la alimentación baja en carbohidratos.

Protein Pudding sabor doble chocolate de Scitec NutritionEl primer producto que quiero comentar es el último que he probado y cuya foto encabeza este artículo porque me ha encantado, tanto nutricionalmente hablando como por su sabor y facilidad de preparación. Se trata de un postre a base de Caseinato Cálcico, otras proteínas lácteas y un aporte irrisorio de carbohidratos. Se trata del Protein Pudding (Natillas de proteína) del fabricante Scitec Nutrition, que está disponible en dos sabores, Panna Cotta y Doble Chocolate y aporta únicamente 1,7g de carbohidratos por ración. Se prepara literalmente en unos segundos de manera muy sencilla, mezclando 40g de producto con 250ml de agua fría en un shaker y agitando durante unos segundos. La presencia de un buen Caseinato Cálcico es manifiesta pues la emulsión se logra con mucha facilidad y se obtiene una textura muy espesa, idéntica a la de las natillas tradicionales. En mi opinión, la ración de 40 gramos que recomienda el fabricante es mucho y puede usarse para dos tomas, pues llena un montón. De hecho, en el cuenco de la foto sólo está la mitad de una ración. Además, el momento para hablar de este producto no puede ser más propicio: acabo de ver que tiene un descuento de más del 30% sobre el PVP y que regalan un shaker de Scitec Nutrition (valorado en 7,50€) si lo compras antes de final de mes en OutletSalud.com (hay una promoción que dan un shaker con cada producto de Scitec Nutrition). A mí me ha gustado más el sabor del Panna Cotta, pero creo que es porque el doble chocolate es más dulce y yo no soy especialmente dulcero. Además, hoy he probado de nuevo el de Panna Cotta para desayunar usando un poco de un sobre de Sirope para Tortitas sin carbohidratos de Walden Farms y también he hecho otra prueba con un poco de FiberSyrup Gold (sustituto de la miel de caña sin hidratos muy rico en fibra natural). Creo que en realidad al sabor Panna Cotta le iría bien prácticamente cualquier sirope sin carbohidratos de los que hay disponibles en el mercado.

Batidos de proteina y leche de Scitec Nutrition Protein SmoothiesDel mismo fabricante hay otro producto interesante si vamos a hacer deporte. Se trata de un batido de proteína y leche que no contiene azúcares ni carbohidratos añadidos, sino únicamente los azúcares propios de la fruta, que son unos 3-4 gramos por 100ml. Me parece interesante por su funcionalidad ya que viene listo para tomar, contiene una gran cantidad de proteínas (unos 26 gramos) procedentes de la leche y además ese pequeño aporte de 10g de carbohidratos será interesante si vamos a hacer deporte, siempre y cuando lo tomemos como máximo 20 minutos antes de comenzar, posibilitando que usemos esa glucosa que se va a producir durante la primera fase del entrenamiento. Se trata de los batidos Protein Smoothies de Scitec Nutrition y vienen en botellas de 330ml.

Prototast Fase 1 de CiaoCarbOtro producto interesantísimo en mi opinión es el pan tostado sin carbohidratos de CiaoCarb Prototoast, tanto de la fase 1 (más proteína y sólo 2,5g de carbohidratos por ración) como de la fase 2 (más fibra y sólo 5g de carbohidratos por ración). Además de su uso normal, he probado a hornearlo con algunos toppings, a plantarle encima huevos, jamón y un sinfín de ingredientes con muy buenos resultados, pues no se reblandece y soporta bien el horno y el grill sin chamuscarse. Precisamente, con la misma receta (o quizás machacando este, en realidad no lo se), el mismo fabricante CiaoCarb ha lanzado un nuevo producto llamado Protofibra, y que es un sustituto prácticamente idéntico al pan rallado, pero sin carbohidratos. Hay que recordar que toda la bollería de CiaoCarb es baja en carbohidratos y contiene gluten, así que no es apta para todo el mundo. El sustituto del pan rallado CiaoCarb Protofibra puede usarse en cualquier receta que lleve pan rallado sin añadir carbohidratos a esta.

Bizcocho de chocolate SukrinDesde Noruega, el fabricante Sukrin nos trae el que es sin duda el mejor bizcocho de chocolate sin carbohidratos y que se prepara fácilmente en casa añadiendo únicamente huevos, agua y aceite. Yo lo he hecho con Aceite de Coco y el resultado ha sido simplemente espectacular. La textura y sabor de este bizcocho hacen que sea absolutamente imposible diferenciarlo de un bizcocho de chocolate clásico cargado de azúcares y grasas hidrogenadas. No tengo idea de como lo han logrado, pero este bizcocho es simplemente espectacular, y para colmo aporta únicamente 2,2g de carbohidratos netos por cada 100g de bizcocho terminado. Simplemente espectacular, y los que me conocéis le podéis preguntar a mis hijos al respecto. Ningún otro producto de este tipo ha logrado unificar veredicto en mi casa: ¡le gusta muchísimo a todos y en cuanto lo huelen en el horno comienzan a merodear por la cocina haciéndose los despistados! Un secreto que probé hace unos días: si le añades un par de tabletas de Protochoc en pastillas al centro de la masa y le quitas un 30% de la cocción que sugiere el fabricante puedes hacer una especia de Coulan de chocolate espectacular, muy rico en proteínas y bajísimo en carbohidratos.

Tortillas Low-Carb del fabricante Danés CarbZoneTambién desde los países nórdicos -expertos en productos muy bajos en carbohidratos por tradición nutricional- nos llega el siguiente producto que quiero comentar, en este caso desde Dinamarca. Se trata de las tortillas bajas en carbohidratos del fabricante CarbZone, que vienen en dos tamaños distintos. Estas tortillas, además de para lo obvio (fajitas, burritos, quesadillas…) sirven para preparar todo tipo de cosas como Pizzas de masa fina crujientes horneándolas a unos 220º, enrollados de todo tipo, o incluso creppes dulces si usas alguna crema de chocolate sin carbohidratos como la de CiaoCarb, o la última que ha salido al mercado, del propio CarbZone. Esta última contiene únicamente un 5% de polialcoholes y está endulzada casi al completo con estevia, lo que la hace más cara que el resto, pero mucho menos agresiva para el estómago. Su sabor la hace muy recomendable, pero su precio puede ser un obstáculo para algunas personas.

Por último, recordarte que puedes usar tanto las salsas y complementos del fabricante Walden Farms (0% carbohidratos) como de 2Bslim (0% carbohidratos). No todas están igual de conseguidas y la variedad es tan extensa que no puedo comentarlas todas (ni las he probado todas), pero las mayonesas de Walden Farms y su salsa para pasta Alfredo junto con la Barbacoa de 2Bslim son para mí de las mejores. Todas estas salsas son agua en porcentajes muy cercanos al 98%, así que si vas a cocinar con ellas ten cuidado de no evaporarlas por completo, pues se perderá parte del sabor y decididamente toda la textura que aportan. Yo las usaría al final de la receta para evitar su evaporación excesiva.

Sustitutos de la leche Walden FarmsCreo que no pasará mucho tiempo hasta que comencemos a ver este tipo de productos en los lineales de los supermercados y se hagan habituales de nuestras cestas en las compras de proximidad, pero mientras tanto podemos ir aprovechando las ventajas que tiene la compra por internet en cuanto a comodidad y variedad se refiere, pues por ahora veo impensable que un supermercado incorpore las casi 100 referencias de CiaoCarb o las más de 60 de Walden Farms. Por cierto, para los que me preguntáis a menudo por la leche, este mismo fabricante tiene varios sustitutos para la leche con diferentes sabores, algunos bastante gourmets y todos absolutamente 0% en todo, pero no puedo daros mi opinión porque no los he probado, pues tomo el café sólo y sin endulzar 🙂

¿Necesitas ayuda para adelgazar?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico los próximos artículos que escriba para ayudar a personas como tú a adelgazar dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

 

Receta de Lasaña Mixta low-carb


Receta de Lasaña sin carbohidratos

Receta de Lasaña sin carbohidratos

El sábado pasado me quedé a solas con mi hijo Nacho para comer y cometí el error de preguntarle qué es lo que quería que le cocinase, a lo que él, que es muy cocinilla, me dijo que una Lasaña. No entrañaría mayor dificultad si no fuese porque eran ya las dos de la tarde y no estaba por la labor de comer un plato rico en carbohidratos. La solución: una Lasaña de urgencia que apañé con un par de paquetes de Slim Pasta Lasagne… y por supuesto prácticamente sin carbohidratos. Aquí os dejo la receta de esta riquísima receta de Lasaña sin carbohidratos, y aprovecho para incluir la palabra low-carb en el blog, que es más corta y suena mejor que «sin carbohidratos» 🙂

Para la bechamel, además de la sencilla propuesta que incluyo, podéis utilizar la salsa bechamel que se incluye en el libro Cocinar sin Carbohidratos.

Receta de Lasaña Mixta baja en carbohidratos

  • Partes: 2-3
  • Dificultad: Media
  • Imprimir

Delicioso plato de lasaña mixta ideal para tomar en familia y baja en carbohidratos.

Tiempo de Preparación: 20 minutos (+20 de horneado):

  • Dificultad: Media
  • Valor Nutricional: Alto
  • Coste: Bajo (13,60€) para 2 o 3 personas

Ingredientes de esta receta sin carbohidratos para comer:

  • 2 Sobres de Slim Pasta Lasagne (5,90€)
  • 1 lata de tomate natural triturado (0,80€)
  • 200 ml de nata para cocinar (0,90€)
  • 250 gramos de pollo (1,50€) o de ternera picada (2€)
  • 250 gramos de jamón cocido (2,50€)
  • 250 gramos de queso de barra (2€)
  • Queso rallado
  • Un poco de Aceite de Coco

Instrucciones de preparación de esta lasaña mixta baja en carbohidratos:

Antes de nada ponemos el horno a calentarse a 220º C. Para esta Lasaña en lugar de bechamel he utilizado una salsa con tomate frito natural y nata, pero podría igualmente haber preparado una bechamel sin carbohidratos siguiendo la receta del libro Cocinar sin Carbohidratos. Para empezar, salteamos el pollo salpimentado y cortado en pequeños trozos en una sartén con un poco de aceite de coco y apartamos. En esa misma sartén añadimos un poco más de aceite de coco y freímos media lata de tomate natural triturado. Reducirá bastante porque la mayor parte de la lata es agua. En cualquier caso, lo que queremos es tener un poco de tomate frito para manchar la nata que añadiremos a continuación. Cuando tengamos la nata de color rosáceo y con olor a tomate, apartamos del fuego.

Receta de Lasaña Low-Carb

Receta de Lasaña Low-Carb

En un escurridor enjuagamos muy bien las láminas de lasaña Slim Pasta y las secamos con unas servilletas absorbentes. En una bandeja de cristal ponemos un par de cucharadas de la salsa de nata y tomate (sin pollo) y esparcimos por el fondo. A continuación ponemos la primera capa de hojas de lasaña. Son bastante estrechas -también sirven para hacer canelones- así que en la fuente de la foto yo he usado 4 planchas en cada capa y más o menos se puede ver donde está el corte mirando a la izquierda.

Sobre la primera capa de pasta sin carbohidratos colocamos una loncha de jamón cocido y otra de queso, hasta cubrir por completo las láminas. Yo he usado queso cheddar y por eso en la foto de arriba se ve tan amarillo. No, no eran mis quesos inmortales ni radiactivos… Inmediatamente encima del queso ponemos unas cucharadas del pollo con un poco de salsa y cubrimos con otra capa de pasta. Repetimos la operación hasta acabar con todo el relleno y las láminas de pasta. Una vez que tenemos toda la lasaña montada usamos el excedente de salsa para cubrir y añadimos encima un poco de queso para gratinar.

Receta de Lasaña baja en carbohidratos

Receta de Lasaña baja en carbohidratos

Horneamos unos 20 minutos, hasta que la superficie esté dorada y voilà! Como veréis, basta con sustituir la pasta tradicional con pasta sin carbohidratos y echarle un poco de creatividad al tema para tener un plato apetecible y perfectamente compatible con nuestra dieta baja en carbohidratos.

¿He conseguido abrirte el apetito?

Suscríbete al blog de manera gratuita dejándome tu dirección aquí. Te llegarán las nuevas recetas y artículos relacionados que vaya publicando automáticamente.