Cómo perdió 35 Kg en 4 meses

Para conseguir perder 35 Kg en 4 meses aumentando su masa muscular y perdiendo, básicamente, grasa, el autor tuvo que realizar una serie de cambios importantes en su vida, comenzando con su alimentación y extendiéndolo a sus hábitos.

Para conseguir su objetivo, Carlos Abehsera trazó un plan y fue especialmente meticuloso en el seguimiento del mismo, apoyándose en los cinco pilares fundamentales necesarios para perder peso, que son:

  1. La Necesidad
  2. El Compromiso
  3. La Evaluación Continua
  4. La Consolidación de los Datos
  5. La Apreciación del Cambio
Perder 35kg en 4 meses

Perder 35kg en 4 meses

En el libro, el autor detalla con precisión que tenemos que hacer para que el proceso de perder peso sea sano, rápido y permanente, apoyándose en estos cinco factores para conseguir que el proceso sea sencillo y asequible para todo el mundo. En sus propias palabras, una vez pasados los dos o tres primeros días, el resto es muy sencillo y no requiere esfuerzo. El esfuerzo, la parte complicada, al igual que al dejar de fumar, radica en los dos o tres primeros días.

El libro Adelgazar sin Milagros está específicamente diseñado para guiarle por estos cinco factores y ayudarle a descubrir una nueva forma de comer más sana, más agradable y plagada de beneficios para la salud. En lugar de ser un método, este libro es un relato personal, contado en primera persona, sobre los resultados que obtuvo el autor aplicando cada cosa que había aprendido sobre la nutrición.

Además de orientar al lector en los factores sociales que hacen posible la pérdida de peso, en el libro el autor nos descubre que tenemos que leer las etiquetas de valores nutricionales de los alimentos que consumimos si queremos controlar nuestro peso.

No se trata de prohibir o restringir un alimento, sino de ser consciente en cada momento de lo que se come y, a la hora de comprar, ser capaz de comprar en función de los valores nutritivos y de los ingredientes en lugar de por la marca.

Una de las cosas que el autor recalca que le proporcionó gran control sobre su peso fue la determinación de saber en cada momento la cantidad de proteínas, grasas e hidratos de carbono que tomaba. Así, nos relata que alimentos que tradicionalmente no tenían hidratos de carbono ahora están compuestos de ingredientes como la patata, el azúcar o el maíz, lo que hace que sus valores nutricionales estén descompensados y nos hagan engordar a velocidad de vértigo. Afortunadamente, el autor sostiene que si evitamos estos alimentos y nos centramos en las cantidades adecuadas de nutrientes en cada ingesta, el peso se puede perder casi a la misma velocidad que lo hemos ganado.

Compre el libro hoy mismo para aprender como consiguió el autor, uniendo todos estos puntos, trazar un plan para perder semejante cantidad de peso en tan poco tiempo.

En realidad, no importa si necesita perder 35 kilos, 50, 10 o 5, lo importante, dice el autor, es trazarse un plan que tenga sentido y esté nutricionalmente adaptado a las necesidades reales de nuestro cuerpo y, una vez que lo hayamos diseñado, ser capaces de seguir el plan con minuciosidad hasta la consecución del objetivo. El autor sostiene que para seguir el plan de manera concisa es fundamental que se den los cinco factores que detalla al principio del libro y que hemos incluido a modo de reseña en esta sección.

89 comments for “Cómo perdió 35 Kg en 4 meses

  1. natalia
    26/06/2017 at 7:08 pm

    buenas tardes carlos tengo una hija de 11 años y su peso era 68 izo dieta y se mata haciendo gimnasia ahora pesa 64 y ,mas de eso no puede bajar después de tanto esfuerzo que ella hace por supuesto q la lleve al medico tiene diabetes tipo 1 colesterol alto y no baja le dieron remedios pero la veo mas peor ya no se q hacer

    • 26/07/2017 at 9:23 am

      Hola Natalia,
      Si está diagnosticada con diabetes tipo 1 y tiene el colesterol alto, debe modificar su tipo de alimentación. En pacientes con glucosa alta en sangre, el colesterol alto es un factor de riesgo cardiovascular que debe vigilarse. Entiendo que os habrán dado una dieta muy baja en carbohidratos. De no ser así, yo probaría con otro endocrino, quizás más joven.

  2. Mª José González
    23/06/2017 at 9:40 am

    Hola, buenos días, he oído por primera vez hoy, una conferencia suya en YouTube. Me surge la duda al respecto de su comentario al respecto de la fructosa, y su relación con el hígado graso. No le entiendo bien. Yo siempre he creido que el carburante de nuestro cerebro es la glucosa, y puesto que el mejor modo de tomarla, es mediante hidratos de carbono de asimilación lenta, para no producir subidas y bajadas bruscas manteniendo los niveles normalizados….. siempre he pensado que la mejor vía es a través de verduras y frutas, es decir, usando la fructosa de estos alimentos, que además se acompñan de vitaminas. Es decir, cambio azucares refinados por fructosa. ¿Usted dice que esto está mal???? Tengo mucho interés en saber su opinión. gracias

    • 26/07/2017 at 9:35 am

      Hola María José,
      En mi opinión la fructosa es un azúcar mucho más perjudicial que la glucosa por ejemplo. La fructosa se metaboliza únicamente en el hígado, mientras que otros azúcares se metabolizan prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. Mientras el hígado metaboliza fructosa no puede hacer nada más, y resulta que el hígado tiene unas 300 funciones básicas, por lo que tenerlo dedicado a metabolizar fructosa no es una buena idea. En cuanto a la supuesta asimilación lenta de la fructosa, discrepo. Tarda más en comenzar a metabolizarse porque tiene que llegar al hígado, pero una vez allí, se metaboliza con cierta velocidad y se convierte en glucosa entre otras cosas, lo que hace que se eleve el azúcar en sangre, con retraso, pero de manera rápida una vez que empieza. Por otro lado, el combustible del cerebro no es únicamente la glucosa, sino que el cerebro necesita una cantidad concreta de glucosa al día, y esa cantidad la produce el hígado en un proceso que se llama gluconeogénesis, por lo que incluso si no consumes carbohidratos del todo, tu cerebro sigue funcionando. En concreto, al reducir la ingesta de carbohidratos se entra en un estado metabólico llamado cetosis, y durante ese estado algunas células del cuerpo que normalmente se alimentarían de glucosa pasan a alimentarse de cuerpos cetónicos. Resulta que cuando el cerebro obtiene la energía de los cuerpos cetónicos trabaja a menor temperatura y produce en el organismo diversas mejoras, entre ellas la famosa claridad de ideas que habrás oído comentar a los que seguimos este tipo de alimentación. Por último, decirte que el azúcar refinado (azúcar comercial) es un compuesto llamado sacarosa y que la sacarosa es un disacárido compuesto de dos monosacáridos. O sea, cada molécula de azúcar tiene dos moléculas, una de fructosa y otra de fructosa. Químicamente hablando, la fructosa del azúcar refinada es exactamente igual a la de la fruta, aunque al comerla en fruta (que no en zumo), su asimilación es menos dañina por diversos motivos. En fin, no me quiero enrollar mucho, pero creo que con esto contesto las preguntas.

  3. Cristy
    01/06/2017 at 6:44 pm

    Buenas tardes, me llamo Cristy, mi peso es de 66kms y mido 1,60mts, soy vegetariana y ne gustaria saber como calcular la cantidad de proteínas y grasas que debo consumir. Muchas gracias! 😊

    • 07/06/2017 at 6:16 pm

      Hola Cristy,
      No soy la persona adecuada para aconsejarte cantidades de proteína vegetal porque entre otras cosas discrepo bastante de su calidad y para seguir una dieta vegetariana saludable hay que saber mucho del tema para obtener todos los aminoácidos que necesitas en las cantidades adecuadas. Mi mejor consejo es que, poco a poco, recuperes algunos alimentos de origen animal en tu dieta, comenzando con el huevo que es probablemente el más sencillo de introducir y contiene la proteína de mayor calidad de todas. Si hablásemos de huevo, que diría que debes ingerir en torno a 90 gramos de proteína al día, pero como hablamos de vegetales, no se indicarte una cantidad adecuada.

Deja un comentario