Cómo mantenerse después de adelgazar rápido

Adelgazar sin MilagrosExiste una leyenda urbana que dice que adelgazar rápido es malo para la salud. Sus creadores también pusieron de moda que si adelgazas rápido tendrás efecto rebote. Y de las mismas personas que pusieron de moda estos dos absurdos mitos, nos llega con frecuencia la cantinela de que es imposible mantenerse después de adelgazar rápido. Como muchos sabéis, mi experiencia se remonta a 2011, cuando adelgacé 35 kilos en cuatro meses cambiando drásticamente mi forma de alimentarme. Si alguien quiere hablar de perder peso rápido, creo que este caso merece ser mencionado. Desde 2011 hasta ahora me he mantenido estable entre 80 y 85 kilos de peso con una masa muscular muchísimo más grande que la que tenía hace 7 años. Lo normal es que a partir de los 40 años la masa muscular decaiga y la grasa se acumule con más facilidad, sin embargo, en mi caso -cercano a cumplir 45 años- y en el de muchas otras personas que siguen los mismos principios de alimentación, ocurre exactamente lo contrario. ¿Suerte? ¿Genética? ¿Casualidad? No, simplemente nutrición y sentido común, dos cosas que faltan en la mayoría de las dietas que pasan por mis manos.

¿Qué hacer para mantenerse después de adelgazar rápido?

Sois ya decenas de miles los que habéis leído el libro Adelgazar sin Milagros y los que habéis obtenido resultados similares o incluso mejores que los míos y vuestros testimonios me llegan a diario por todo tipo de medios, cosa que aprovecho para agradecer enormemente, pues me animan a seguir trabajando e investigando en este mundo. Trato de contestar todos los correos electrónicos que recibo a diario pero a veces me resulta imposible por falta de tiempo. Sin embargo, he visto que una de las mayores cuestiones que me planteáis, tanto antes de empezar como cuando ya habéis acabado vuestro cambio de alimentación, se refiere a cómo mantener el peso después de adelgazar y evitar ganar los kilos perdidos con el temido [y absurdo] efecto rebote.

¿Existe el efecto rebote?

La gran mentira de la nutrición

Una parte de esta inquietud traté de resolverla en el propio libro Adelgazar sin Milagros, al explicar de manera sencilla porqué es imposible que se produzca un efecto rebote al adelgazar perdiendo grasa y generando masa muscular, que es lo que siempre he propuesto a todo el mundo desde el primer día. El propio sentido común que mencioné antes es el que nos hace comprender que si seguimos dietas hipocalóricas a base de ensaladas y verduras perderemos peso destruyendo nuestra masa muscular y por lo tanto estaremos expuestos no sólo al temido efecto rebote, sino al mucho más importante problema de la desnutrición. En efecto, es relativamente sencillo desnutrirse al perder peso si no se hace de la manera adecuada. Y aquí es precisamente donde está el problema. Algunas personas creen -erróneamente- que para evitar desnutrirse lo importante es que la pérdida de peso sea lenta, y en mi opinión ocurre precisamente lo contrario: cuanto más tiempo obligues al cuerpo a seguir una dieta poco nutritiva que lo priva de los nutrientes verdaderos, la proteína y la grasa, y lo mantiene en marcha a base de energía vacía, sin nutrientes plásticos, peor será el caso de desnutrición que se produzca.

Por este motivo siempre he defendido que se debe adelgazar rápido y de manera sana, sin privar al cuerpo de los macronutrientes que son necesarios para la regeneración celular y el correcto funcionamiento de nuestros órganos, y lamentablemente para algunos, estos nutrientes no se encuentran en la lechuga sino en los huevos, las carnes, los pescados y los lácteos principalmente. Esto que digo no me lo he inventado yo, está en cualquier libro de bioquímica editado en los últimos 100 años, sólo que ciertas personas tienen una frágil memoria y prefieren repetir lo que diga Bimbo, Nestlé, Danone o Kellogg’s en lugar de usar el sentido común y aplicar lo que han aprendido en el colegio y en la universidad. Este pensamiento me llevó a escribir mi libro La Gran Mentira de la Nutrición, en el que derribo muchos de los mitos sobre la alimentación y la vida sana que oímos a diario, similares a los que usé para empezar este artículo.

¿Cómo nos debemos alimentar después de adelgazar para mantenernos?

Sin embargo, me da la impresión de que existe una inquietud entre los lectores que no he atacado con la suficiente fuerza y ésta radica precisamente en qué hacer y cómo alimentarnos una vez que hayamos perdido la grasa y estemos en un peso razonable. ¿Debemos obsesionarnos con el gimnasio? ¿Tenemos que seguir tomando batidos de proteínas? ¿Seguimos aplicando la regla de comer muchas veces al día en pequeñas cantidades? ¿Seguimos midiendo la cantidad de proteínas y grasas que ingerimos en cada comida? ¿Tenemos que seguir evitando todas las frutas? ¿Se puede seguir la dieta durante la semana y saltársela el fin de semana? ¿Seguimos comiendo el doble de proteína que de grasa? ¿Ofrece algún beneficio el ayuno intermitente? ¿Tenemos que seguir en cetosis el resto de nuestra vida? ¿Nos podemos beber un par de cervezas cuando salimos? ¿Deberíamos abandonar definitivamente los edulcorantes? ¿Podemos seguir una dieta cetogénica o una dieta Paleo? ¿Son adecuadas ahora las legumbres?

Estas son algunas de las preguntas que me habéis ido haciendo de manera recurrente los que habéis pasado por la primera fase, la pérdida rápida de peso y mejora de la salud y he tratado de iros respondiendo de manera individualizada lo mejor que he podido cuando el tiempo me lo ha permitido. Usando todas esas preguntas y respuestas, comencé hace unos meses a darle forma a un nuevo libro que espero que vea la luz a principios del próximo año en el que me adentro en un nuevo aspecto de la nutrición en el que el objetivo no es adelgazar ni perder grasa, sino conjugar un estilo de vida realmente sano con unos hábitos alimenticios naturales, flexibles y orientados a mejorar la salud a través de la nutrición. Os voy adelantado que lo que yo considero hábitos saludables y lo que la industria alimenticia industrial considera hábitos saludables se parecen lo mismo que un huevo duro a una caja de cartón, por eso creo que el libro será revelador para muchos en algunos sentidos.

Todavía tengo el trabajo muy esquematizado y poco presentable, pero espero que en poco tiempo pueda subir al blog el primer capítulo y avanzar la fecha de publicación, quizás como regalo de navidad para mis lectores y seguidores. Voy lento, porque trato de simultanear este libro con la novela en la que trabajo desde hace tiempo y lógicamente con mi trabajo, pero creo que aprovecharé los próximos puentes y festivos para darle un buen empujón. Si quieres asegurarte de leerlo antes que nadie, ¡suscríbete al blog ahora mismo para recibir un aviso cuando esté disponible! Si te interesa saber cómo mantenerse después de adelgazar rápido, este libro es para ti.

¿Te interesa lo relacionado con la pérdida de peso?

Puedes suscribirte a este blog de manera gratuita dejando tu dirección de correo electrónico aquí abajo. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic si es que ya no deseas recibir más artículos. En este blog, publico artículos relacionados con la alimentación sana, la pérdida de peso, recetas y trucos y consejos para llevar una vida sana sin renunciar a todos los placeres de la cocina. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

 

Cocinar sin Carbohidratos, ahora también digital

Portada del libro Cocinar sin Carbohidratos

Portada del libro Cocinar sin Carbohidratos

Después de más de un año de trabajo y una considerable inversión material, en Enero de 2015 publiqué junto con Ana Román el libro de recetas Cocinar sin Carbohidratos. A diferencia de mis otros libros, se trataba de una obra gráficamente muy compleja por la cantidad de fotografías -cerca de 400- y la complicada maquetación de libro. En el libro Cocinar sin Carbohidratos quisimos demostrar que seguir una dieta baja en hidratos de carbono no tenía porqué significar aburrirse comiendo. Al contrario, lo que proponíamos a la luz de las fotografías que hicimos de nuestras propias recetas, era lograr versiones alternativas de todo tipo de comidas, desde panes hasta postres, sin usar ni un sólo gramo de azúcar o de harinas refinadas de cereal en el proceso, logrando recetas bajas en carbohidratos y ricas en nutrientes de calidad -las proteínas y las grasas-, así como en micronutrientes y fibra.

Sin embargo, y pese a la calidad del trabajo que hicimos con mucho esfuerzo, la complejidad del libro con sus 120 recetas totalmente ilustradas, cada una con varias fotografías en alta resolución, se convirtió en un problema a la hora de comercializarlo. La versión impresa fue realmente cara de producir y tuvimos que usar diferentes tecnologías de barnizado y plastificado del papel para que al manejar el libro en una cocina este no se deteriorase fácilmente, todo ello sin influir en la calidad que el fotógrafo profesional Jorge López González aportó a la obra capturando los emplatados que el renombrado chef malagueño David García realizó sobre los platos que cocinamos.

Interior del libro Cocinar sin CarbohidratosSi la versión impresa fue muy cara de producir, peor nos fue con la versión digital. Con las tecnologías que teníamos a finales de 2014, llevar esta obra de manera adecuada a formato libro electrónico era prácticamente imposible. La única alternativa que teníamos era hacer réplicas digitales de la versión impresa, pero la calidad técnica del trabajo era deficiente, pues no se podrían aplicar propiedades comunes a los libros electrónicos como el cambio del tamaño de fuente, adaptación automática a la pantalla de cada dispositivo, búsquedas rápidas, adaptación a personas con discapacidad, etc. Por todo ello, decidimos no publicar la versión digital del libro en su momento a la espera de que la tecnología evolucionase. Ahora, casi tres años después, hemos logrado superar todos estos problemas y puedo decir con orgullo que desde ayer está disponible la versión electrónica del libro en todos los países a través de las diferentes tiendas de Amazon. Además, gracias a un acuerdo que hemos sellado con Amazon, los lectores que hayan comprado el libro en papel a través de Amazon podrán adquirir también la versión digital por sólo 2,99€.

Al igual que el resto de mis libros, la versión electrónica del libro Cocinar sin Carbohidratos está inscrita también en el programa Kindle Unlimited y los suscriptores del servicio pueden leerlo gratuitamente. Si no conoces los servicios Kindle Unlimited (para leer más de 1 millón de libros gratis con una pequeña cuota mensual) y Amazon Music Unlimited (para escuchar gratis más de 50 millones de canciones por una pequeña cuota mensual) te recomiendo que los pruebes. En concreto, ahora mismo puedes realizar una prueba de 30 días gratis de Amazon Music Unlimited para ver si te gusta la calidad del servicio, que ya te anticipo que te gustará 🙂

Cocinar sin Carbohidratos en KindleVolviendo al libro Cocinar sin Carbohidratos, sólo quiero aclarar que la versión digital se corresponde con la copia corregida de papel que se vende actualmente. En la primera impresión se nos colaron algunos fallos de edición que están descritos en la sección fe de errores de la propia página web del libro (www.cocinarsincarbohidratos.com). O sea, en esta versión digital y en la versión impresa que se vende en estos momentos, estos errores ya fueron subsanados. La adaptación digital del libro ha corrido a cargo de la empresa Create Space, con base en Estados Unidos y en mi opinión el trabajo que han hecho -que no ha sido tampoco barato- ha estado por encima de mis expectativas. Se han conservado todas las fotos, todas las tablas de valores nutricionales, las distintas secciones y la navegabilidad desde el índice es sencilla y rápida. Esta versión puede leerse a todo color en PCs, Macs, todos los smartphones, tablets, dispositivos Fire y además, en blanco y negro con tinta electrónica en los dispositivos Kindle o los ebooks que dispongan de aplicación Kindle.

A todos los que nos habéis pedido durante estos años que lanzásemos una versión digital y a los que todavía no os habéis animado a probar las recetas que creamos para el libro, os animamos a echarle un vistazo y decidir si merece la pena o no. Un pequeño secreto: En la web de Amazon en Estados Unidos, accesible pinchando aquí y haciendo click donde dice “look inside”, podéis previsualizar en pantalla de manera gratuita los primeros capítulos del libro, incluyendo alguna receta de pan bajo en carbohidratos. ¡Estoy seguro que os va a gustar! Si queréis más información acerca de las distintas versiones del libro y dónde conseguirlo en cada país, podéis visitar esta página.

¿Te interesa la alimentación baja en carbohidratos?

Puedes suscribirte a este blog de manera gratuita dejando tu dirección de correo electrónico aquí abajo. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic si es que ya no deseas recibir más artículos. En este blog, publico artículos relacionados con la alimentación sana, la pérdida de peso, y recetas para enseñarte a cocinar platos bajos en carbohidratos. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te ofrezco la posibilidad de suscribirte al blog Cocinar sin Carbohidratos (www.cocinarsincarbohidratos.com), pues allí también publicamos con cierta frecuencia recetas low-carb y cetogénicas. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Receta de Cazuela de Pescado al Pil-Pil

Hoy vamos a ver la receta de pescado al Pil-Pil que he preparado este fin de semana con ingredientes frescos del mercado central de Málaga. Os anticipo que somos 5 en casa y los fines de semana siempre hay algún que otro agregado, por lo que yo hago bastante cantidad, así que ajustar las cantidades a las necesidades reales de vuestra casa.

Esta receta se la “robé” a mi suegra y la he probado con diversos ingredientes, haciendo algunas modificaciones hasta dar con el punto que más nos gustaba en casa. Como veréis en los ingredientes, pura proteína y grasa con un ligerísimo aporte de hidratos de carbono en los mejillones. Una receta, en definitiva, ideal para alcanzar vuestro objetivo de adelgazar manteniendo una óptima nutrición.

Este planto, además de tener un sabor delicioso, aporta nutrientes esenciales procedentes del pescado, el marisco y el aceite que usamos en su preparación y lo recomiendo encarecidamente para tomar a menudo. Puede acompañarse de champiñones o espárragos a la plancha como guarnición. Por último deciros que aunque no lleva picos de temperatura muy altos, este plato lo cocino con Aceite de Coco porque no me gusta calentar el Aceite de Oliva por los motivos que expongo en el libro.

Información nutricional
Receta de Cazuela de Pescado al Pil-Pil
Cantidad por ración
Calorías 809 Calorías de la grasa 162
% valor diario*
Grasa total 18g 28%
Grasas saturadas 13g 65%
Grasas poliinsaturadas 2g
Grasas monoinsaturadas 1g
Colesterol 940mg 313%
Sodio 1664mg 69%
Potasio 2629mg 75%
Carbohidratos totales 8g 3%
Fibra dietética 0.1g 0%
Azúcares 0.1g
Proteínas 142g 284%
Vitamina A 11%
Vitamina C 21%
Calcio 124%
Hierro 26%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.

 

Imprimir receta
Receta de Cazuela de Pescado al Pil-Pil
Receta de Cazuela de Pescado al Pil-Pil muy apropiada si estás siguiendo una dieta baja en hidratos de carbono para adelgazar sin desnutrirte.
Cazuela de pescado al Pil-Pil
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Tiempo de preparación 1 Hora
Raciones
Porciones
Ingredientes
Tiempo de preparación 1 Hora
Raciones
Porciones
Ingredientes
Cazuela de pescado al Pil-Pil
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Instrucciones
  1. Antes de nada tenemos que tener listos todos los ingredientes. La jibia, una vez limpia, habrá que cortarla en tiras pequeñas. El calamar en rodajas. Las gambas las pelamos crudas y las reservamos en la nevera peladas. Los mejillones son el único ingrediente que cocinaremos aparte. Los ponemos en una olla en la que previamente hemos añadido una pequeña cantidad de agua (lo justo para cubrir el fondo y que no se pegue) y algo de sal. Tapamos la olla y la ponemos al fuego alto. El vapor hará que los mejillones se abran, soltando su jugo cocinándose en el vapor de su propio jugo durante unos minutos. Una vez que estén anaranjados y con "forma" de mejillón, estarán hechos. Por su parte, si hemos comprados las vieiras frescas, tendremos que abrirlas, limpiarlas de arena, cortarles los bigotes y partir cada una longitudinalmente en dos o tres lonchas redondas. Las reservamos también para el final.
  2. En una cazuela grande ponemos el aceite y sofreímos los dientes de ajo cortados en láminas. Lo primero que añadimos al sofrito es la jibia. Hay que tratar de mantener el aceite caliente para que se selle y no pierda todos los jugos. Cuando la jibia lleva haciéndose tres o cuatro minutos, añadimos los calamares y mantenemos el fuego vivo. Ojo porque tanto la jibia como el calamar, por su gran contenido en agua, pueden hacer que el aceite salte, así que recomiendo mantener tapado y destapar sólo para mover de vez en cuando.
  3. Una vez que tenemos claro que la jibia y el calamar están cocinados, echamos el chorrito de vino blanco y en cuanto cueza bajamos el fuego de intensidad y añadimos el pimentón dulce. Ponemos suficiente pimentón para que el aceite (y el agua que han soltado jibia y calamar) se ponga rojizo. Hay que tener cuidado de no quemar el pimentón porque arruinaría el sabor del plato. Si te gusta el picante, este es el momento de añadir el pimentón picante también a voluntad.
  4. Lo siguiente que vamos a añadir es el pescado. Añadimos la rosada y movemos. En cuanto esté cocinada por un lado le damos la vuelta e inmediatamente añadimos las vieiras crudas. Esperamos un minutillo o así y volvemos a mover para añadir finalmente las gambas y los mejillones pelados.
  5. Por último, añadimos un poco de sal y movemos por última vez antes de servir. ¡Buen provecho!
Notas de la receta

¿Te ha gustado esta sencilla receta sin carbohidratos?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico más recetas y los próximos artículos que escriba sobre alimentación sana dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Comparte esta receta

Receta de Merluza al Horno con Setas y Bacon

Merluza al horno con setas y bacon

Merluza al horno con setas y bacon

Esta es una receta muy sencilla, barata y equilibrada que podemos hacer en casa no sólo para comer nosotros, sino para que coma toda la familia. Yo la hice el otro día utilizando merluza fresca y setas Shitake que encontré en el mercado y que son muy carnosas, pero podéis usar las setas o champiñones que más os gusten. Por lo general, las setas y champiñones aportan sólo unos 4 gramos de carbohidratos por cada 100 gramos de producto, pero como pesan muy poco, 100 gramos de setas es una cantidad considerable, sobre todo si se utilizan como yo en esta receta, picadas como parte del aliño. El brócoli hervido que utilicé para acompañar también aporta sólo unos 4 gramos de carbohidratos por ración de 100 gramos. En general, creo que me salió un plato saciante, nutricionalmente equilibrado y bastante sabroso.

Información nutricional
Receta de Merluza al Horno con Setas y Bacon
Cantidad por ración
Calorías 616 Calorías de la grasa 252
% valor diario*
Grasa total 28g 43%
Grasas saturadas 10g 50%
Grasas poliinsaturadas 3g
Grasas monoinsaturadas 12g
Colesterol 216mg 72%
Sodio 1645mg 69%
Potasio 756mg 22%
Carbohidratos totales 14g 5%
Fibra dietética 5g 20%
Azúcares 3g
Proteínas 68g 136%
Vitamina A 21%
Vitamina C 187%
Calcio 20%
Hierro 15%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.

 

Imprimir receta
Receta de Merluza al Horno con Setas y Bacon
Esta receta de merluza al horno con setas y bacon es un plato sencillo de preparar, barato y nutricionalmente adecuado para adelgazar sin renunciar a los sabores.
Merluza al horno con setas y bacon
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Tiempo de preparación 30 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Tiempo de preparación 30 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Merluza al horno con setas y bacon
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Instrucciones
  1. Ponemos el horno a precalentar a 180º.
  2. En una fuente de horno usamos un poco de Aceite de Coco para untar el fondo y que no se pegue el pescado. Unos gramos de aceite son suficientes. Lógicamente, también se puede usar mantequilla o aceite de oliva, pero ya sabéis que yo soy partidario de usar el Aceite de Coco cuando vamos a usar temperatura en la cocina y el de oliva cuando va crudo.
  3. Una vez engrasado el fondo, colocamos las rodajas de merluza. Picamos las setas y el bacon y partimos el ajo en láminas finas y usamos los tres ingredientes para poner encima del pescado. Yo no le pongo sal porque al derretirse la grasa del bacon va a aportar un sabor ligeramente salado al pescado y no veo la necesidad.
  4. Con el horno caliente, metemos la fuente a media altura y dejamos cocinar. El tiempo de cocción dependerá del grosor de las rodajas de merluza. Por lo general, yo no cocino el pescado demasiado, porque se reseca y a mí me gusta jugoso, pero cada uno puede ajustar el tiempo a su gusto. Los pescados de hueso gordo central como la merluza son fáciles para averiguar cuando están hechos. La carne se separa ligeramente del hueso cuando están hechos. Yo no lo dejaría más de 18-20 minutos en cualquier caso.
  5. Si no hemos utilizado muchas setas (como en la foto) lo podemos servir acompañado de brócoli que podremos regar una vez cocido y en el plato con un poco de aceite de oliva virgen.
Notas de la receta

¿Te ha gustado esta sencilla receta sin carbohidratos?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico más recetas y los próximos artículos que escriba sobre alimentación sana dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Comparte esta receta

Receta de Noodles de Pollo al Curry de Hierbabuena

Esta receta de Noodles sin Carbohidratos de Pollo al Curry de Hierbabuena me la ha mandado mi amigo Sergio Redondo, que es un especialista en preparar todo tipo de delicias culinarias basadas en Slim Pasta, la gama de pastas sin carbohidratos de la que os hablé anteriormente en este artículo. Como veréis a continuación, Sergio elabora su propio Curry de Hierbabuena partiendo de cero, usando comino, cilantro, cardamomo, cúrcuma, hierbabuena y chile.

Aunque tengo que admitir que todavía no me ha dado tiempo a hacerlo a mí, basta con echarle un vistazo a la foto que nos ha enviado para afirmar que este plato, además de muy nutritivo y apto si quieres adelgazar sin renunciar a la pasta,  está absolutamente delicioso. Este fin de semana lo preparo sin duda y aporto mi foto al final de la receta…

Noodles de Pollo al Curry de Hierbabuena
Información nutricional
Receta de Noodles de Pollo al Curry de Hierbabuena
Cantidad por ración
Calorías 528 Calorías de la grasa 270
% valor diario*
Grasa total 30g 46%
Grasas saturadas 7g 35%
Grasas poliinsaturadas 6g
Grasas monoinsaturadas 14g
Colesterol 188mg 63%
Sodio 1219mg 51%
Potasio 613mg 18%
Carbohidratos totales 8g 3%
Fibra dietética 7g 28%
Azúcares 2g
Proteínas 52g 104%
Vitamina A 17%
Vitamina C 11%
Calcio 6%
Hierro 27%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.
Un plato de pasta nutritivo, saciante y lleno de sabor apto para cualquier tipo de dieta sin renunciar a la pasta

 

Imprimir receta
Receta de Noodles de Pollo al Curry de Hierbabuena
Receta muy nutritiva de Noodles de Pollo al Curry de Hierbabuena ideal para adelgazar sin renunciar a la pasta.
Noodles de Pollo al Curry con Hierbabuena y Chile
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Tiempo de preparación 5 Minutos
Tiempo de cocción 15 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Tiempo de preparación 5 Minutos
Tiempo de cocción 15 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Noodles de Pollo al Curry con Hierbabuena y Chile
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Instrucciones
  1. Ponemos el aceite en la sartén y cuando esté caliente añadimos el puerro cortado para sofreírlo ligeramente.
  2. Añadimos el pollo salpimentado y cuando comience a dorarse le ponemos todas las especies.
  3. Finalmente añadimos los noodles que habremos enjuagado bien previamente y sazonamos con hierbabuena y chile al gusto unos segundos antes de retirar del fuego.
Notas de la receta

Impresionante plato que no aporta carbohidratos más allá de los residuales que pueda tener el puerro y es perfectamente válido para mantener nuestro plan nutricional y adelgazar disfrutando de la comida.

¿Te ha gustado esta sencilla receta sin carbohidratos?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico más recetas y los próximos artículos que escriba sobre alimentación sana dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Comparte esta receta

Educación nutricional para niños

Obesidad Infantil

Obesidad Infantil

Cuando hablamos de educación nutricional nos viene a la cabeza la pirámide alimenticia que tan malos resultados ha dado en todos los países en los que se ha utilizado. Lamentablemente, en los colegios se sigue enseñando este modelo nutricional obsoleto que es diametralmente opuesto a lo que la ciencia nos ha enseñado acerca de la nutrición humana y esto crea confusión y desconocimiento entre nuestros hijos, que lógicamente tienden a pensar que la alimentación sana es una cosa cuando en realidad es otra.

En este momento veo prácticamente imposible luchar contra los planes de estudio y personalmente creo que la solución está en enseñar a nuestros hijos en casa, pero claro, no me imagino a mis hijos sentados atendiendo a una charla sobre nutrición cuando pueden estar jugando al fútbol, a la consola, o a cualquier otra cosa. Para poder competir con consolas, tablets, juegos de mesa o actividades deportivas, mi propuesta educativa tiene que ser mucho más creativa que una simple lección. Por eso, tanto mi mujer como yo nos esforzamos en no limitarnos a poner comida en los platos de los niños, sino también a convertir la cocina en un juego más, en el que los niños participan a la vez que aprenden, tanto a cocinar, como sobre nutrición.

Ya he hablado acerca de la educación sobre la alimentación de los niños en otros artículos, pero hoy quiero traer un ejemplo práctico sobre este tema que pueda servir de ayuda a otros padres. La pregunta que os hago es: ¿Se puede competir contra una hamburguesa del McDonald’s o del Burguer King? ¿Seremos capaces de ofrecer algo que les atraiga tanto o más que su menú infantil de las cadenas de comida rápida? Yo creo que sí y por ello me propuse hacer con mis hijos pequeños un plato de algún modo similar, pero mucho más nutritivo y saludable, al que pueden encontrar en cualquiera de las grandes cadenas de comida rápida. Os voy a explicar mi experiencia.

El famoso chef Gordon RamsayUnas semanas atrás vi un vídeo del carismático Gordon Ramsey haciendo un Sándwich de Solomillo de Vacuno con una pinta realmente apetecible y se me ocurrió que, de algún modo, se trataba de una “hamburguesa”, pero a nivel súper-gourmet. Después de todo, se trata de un trozo de carne cocinado y servido entre un par de rebanadas de pan, con algo de verdura y una salsa.

Lo que hice fue enseñarle el video a los niños y preguntarles qué les parecía la pinta del sándwich y si querían probar… ¡a hacerlo ellos conmigo! Es un vídeo muy atractivo, así que me dijeron que sí, pero si me hubiesen dicho que no igualmente hubiese buscado otro plato que pudiésemos adaptar y hacer en casa. Estuvimos planeando la receta e incluso tuvimos que ir a comprar una sartén de acero inoxidable que se pudiera meter en el horno y una pieza de solomillo que tuviese un precio razonable. Entre idas y vueltas a la tienda y al mercado a comprar la carne estuvimos hablando del pan blanco, de las carnes procesadas, y de otras cosas, todo ello en el contexto de la receta que íbamos a hacer. Con ello les metía más en su papel a la vez que les iba enseñando cosas sobre los alimentos que íbamos a cocinar y comer.

Hoy en día, al menos en mi casa, si la actividad que proponemos incluye cierta dosis de electrónica, los niños son más propensos a apuntarse y mantenerse integrados en dicha actividad, así que les propuse que grabásemos todo el proceso en video y luego editásemos la receta, tal y como había hecho Gordon Ramsay con la suya. De este modo, todos usamos la cámara y todos tuvimos nuestro momento de gloria frente a la misma. Sin embargo, lo que realmente me importa es lo que aprendieron con la experiencia. En primer lugar, tienen clara la diferencia entre la carne ultra-procesada de una hamburguesa comercial y un trozo de carne natural. En segundo lugar, vieron que el proceso para hacer de un trozo de carne un bocado apetitoso es algo más complejo que ponerla un minuto en el microondas, y por tanto comprenden mejor la diferencia de calidad entre la comida procesada y los alimentos naturales. En tercer lugar, preparamos un sándwich sin utilizar pan blanco, por lo que comprobaron que es posible hacerse un sándwich sin utilizar panes realizados con harinas refinadas, que son perjudiciales para el organismo. Por último y no menos importante, creo que aprendieron que hay vida más allá del kétchup, pues como veréis en la receta, la salsa la hicimos con un puñado de tomates cherry, un poco de cebolla, aceite, hierbas provenzales y sal.

Aquí os dejo el video de la actividad, no sin antes recordaros que este vídeo no trata de ser un trabajo profesional como el del famoso chef, ni lo hemos hecho para demostrar nuestras dotes culinarias, sino que se trata de un video familiar, absolutamente casero, grabado íntegramente con la misma cámara deportiva que utilizo en la moto, sin iluminación ni captación de audio profesional, por lo que os pido que juzguéis la calidad de la actividad y no la calidad del vídeo 😉 . Cuando quiero hacer un video profesional recurro a profesionales, pero en esta ocasión mi objetivo era compartir las nociones de cocina y nutrición con los más pequeños de la casa, jugando de paso al “que mami no se entere” para crear un vínculo aún mayor con ellos durante la actividad y obtener más atención de su parte. Aunque no lo parezca, mi mujer estaba al tanto de todo… más o menos 😆

¿Tienes hijos en edad escolar?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico los próximos artículos que escriba sobre nutrición infantil, alimentación sana, pérdida de peso o incluso video-recetas dejando tu dirección de correo electrónico aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic si es que ya no deseas recibir más artículos. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.