Receta de Tartitas de Queso con Frutos Rojos v1.0

Hoy os traigo la versión 1.0 de una receta para postre. Se trata de unas tartitas de queso individuales. Digo que es la versión 1.0 porque ya estoy trabajando en la 2.0 que espero poder compartir pronto en cuanto acabe de perfeccionarla.

Se trata de una receta para un postre ocasional. Aunque no lleva azúcar ni carbohidratos refinados, no es un plato del que debamos abusar, pues aporta una cantidad considerable de grasa. En la versión 2, voy a modificar las proporciones sustituyendo la harina de avena por proteína en polvo y el queso crema por queso mozzarella fresco, pero necesito perfeccionar la receta ajustando las cantidades para equilibrar un poco más el aporte nutricional, que ya de por si es magnífico para tratarse de un postre.

En esta versión que hice anoche, me salen 8 tartitas de queso individuales, y según mis cálculos, los valores nutricionales por tartita son estos: Proteínas: 3 gr; Carbohidratos: 3 gr; Grasa: 12 gr

Como veréis, es necesario aumentar la proteína hasta llevarla al menos a los 10-15 gramos tratando de reducir la grasa a los 5-7,5 gramos de manera que tengamos un postre perfecto. Además, en el camino vamos a reducir aún más los carbohidratos pues eliminaremos los provenientes de la harina de avena, eso si, eliminando también la fibra que nos aportaba la dosis de este cereal.

Los que habéis leído mi libro, sabéis que no soy muy amigo de dar marcas comerciales de los alimentos que pruebo y cuya composición es adecuada. Sin embargo, en esta ocasión me voy a saltar esa regla porque los ingredientes que uséis para hacer esta receta condicionarán los valores nutricionales del producto final. Todos mis cálculos están hechos utilizando los valores nutricionales de las marcas que he utilizado. Si cambiáis una marca, alteraréis estos valores, y tenéis que comprobar que los de vuestra marca son similares a los que yo utilizo.

Información nutricional
Receta de Tartitas de Queso con Frutos Rojos v1.0
Cantidad por ración
Calorías 127 Calorías de la grasa 108
% valor diario*
Grasa total 12g 18%
Grasas saturadas 7g 35%
Grasas poliinsaturadas 0.5g
Grasas monoinsaturadas 3g
Colesterol 60mg 20%
Sodio 84mg 4%
Potasio 34mg 1%
Carbohidratos totales 3g 1%
Fibra dietética 0.3g 1%
Azúcares 0.1g
Proteínas 3g 6%
Vitamina A 10%
Vitamina C 0.1%
Calcio 3%
Hierro 3%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.

Imprimir receta
Receta de Tartitas de Queso con Frutos Rojos v1.0
Receta de Tartitas de Queso con Frutos Rojos muy baja en carbohidratos y adecuada para planes nutricionales orientados a la pérdida de peso.
Tarta de Queso con Frutos Rojos
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Tiempo de preparación 10 Minutos
Tiempo de cocción 30 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Tiempo de preparación 10 Minutos
Tiempo de cocción 30 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Tarta de Queso con Frutos Rojos
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Instrucciones
  1. En un bowl, ponemos los 200g de queso para untar y la nata y vamos disolviendo el queso moviendo con un agitador de varillas. Cuando lo tenemos hecho un líquido homogéneo espeso, añadimos el huevo batido y seguimos moviendo. Utilizando un colador para que no queden grumos, vamos añadiendo la harina de avena mientras continuamos removiendo. Esto espesará la mezcla un poco nuevamente. Cuando lo tenemos todo mezclado, homogéneo y sin grumos, añadimos la ralladura de limón, las gotas de limón y el edulcorante de nuestra elección. Yo he utilizado Staviat, que es un edulcorante natural a base de extracto de estevia de Soria Natural, y con media cucharada ha sido suficiente, pero en realidad se puede utilizar cualquier edulcorante líquido, preferentemente los que no contienen hidratos de carbono.
  2. Cuando tenemos todos los ingredientes mezclados, introducimos en 8 moldes. Yo he usado papel para magdalenas en los moldes porque así evito que se ensucie mucho la bandeja, pero si queréis hacerlo directamente en el molde, yo untaría con el dedo un poco de aceite de coco para evitar que el queso y el huevo se peguen a la bandeja.
    Moldes Tartitas Queso y Frutos Rojos
  3. Con el horno precalentado a 160 grados, introducimos la bandeja y horneamos durante 30 minutos. Pasado este tiempo, sacamos la bandeja, desmoldamos las tartitas y dejamos enfriar sobre una rejilla para evitar que la humedad las moje. Finalmente, decoramos con un poco de mermelada de frutos rojos y ¡Listo para comer!
    Tartitas enfriándose en Rejilla
Comparte esta receta

Desayunar zumo de naranja eleva el riesgo de aterosclerosis

Un estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology sugiere que desayunar un zumo de naranja está asociado con mayor riesgo de aterosclerosis.

Logotipo del JACC

¡Oh Dios mío! ¡Me van a crucificar! Bueno, pues no deberían, porque lo único que he hecho con este titular es resumir de otro modo el mismo estudio del que llevamos dos semanas oyendo hablar y que, según muchos, viene a decir que las personas que no desayunan acumulan más grasa en las arterias. El estudio en cuestión, titulado The Importance of Breakfast in Atherosclerosis Disease (La importancia del desayuno en la Aterosclerosis) se publicó el 15 de Octubre de 2017 en el Journal of the American College of Cardiology y puede consultarse en este enlace. Como ocurre con otras publicaciones científicas, el resumen del artículo es accesible para todo el mundo pero si quieres leer el artículo completo, debes estar suscrito a la revista o rascarte el bolsillo. Lamentablemente, parece que los periodistas no están por la labor de rascarse el bolsillo y publican conclusiones sobre resúmenes, sin entrar a valorar el artículo completo. Como este tema me interesa desde hace mucho tiempo, me he rascado un poco el bolsillo y me he comprado el artículo completo para poder entender mejor el estudio y poder resumirlo, y hoy os traigo ese resumen.

Zumo de NaranjaHace mucho tiempo que defiendo que el desayuno NO es la comida más importante del día y que el dicho que comienza con “desayuna como un rey” no tiene base científica alguna, y leyendo este estudio, no creo que aparezca nueva evidencia en contrario a mis planteamientos. De hecho, se establece cierta correlación que ahora veremos entre “no desayunar” y la aterosclerosis no clínica, pero desde luego ninguna causalidad. Recordemos que la correlación no implica causalidad. Por ejemplo, puede que yo nade en una piscina todos los días y que nunca me resfríe. En mi caso, habría una correlación pero no una causalidad, o sea, el motivo de que no me resfríe no tiene porqué ser el hecho de que yo nade todo los días. Según creo, nuestros dos últimos presidentes, Zapatero y Rajoy, fueron al mismo colegio, pero yo no diría que si mis hijos estudian en ese colegio tengan más posibilidades de ser presidentes de gobierno. Hay una correlación entre el colegio de Zapatero y Rajoy, pero no una causalidad.

Antes de empezar, la letra pequeña que parece que a nadie interesa, los datos olvidados sobre este estudio: Se trata de un análisis sobre un estudio en curso, el PESA, financiado por varias organizaciones, la mayoría españolas, sobre trabajadores del Banco Santander en Madrid. En concreto, unos 4.000 trabajadores en una franja de edad entre 40 y 54 años, y cuyos hábitos de desayuno se han estudiado durante los 15 días previos a este análisis. Sí, 15 días, como suena, y si durante esos 15 días los participantes han consumido cualquier alimento, el que sea, se ha dado por hecho en el estudio que su consumo es “habitual” en el sujeto. Además de las Universidades y Centros de Investigación que han financiado este estudio, uno de los investigadores, el Dr. Bueno, ha recibido fondos de investigación de los laboratorios Abbott, de AstraZeneca, de Bayer, de Bristol-Myers Squibb/Pfizer y de Novartis, además de recibir dinero por atender y hablar en reuniones científicas por parte de AstraZeneca, Bayer, Bristol-Myers Squibb/Pfizer, Ferrer, Novartis, Servier y theheart.org/Medscape. El Dr. Peñalvo, otro de los investigadores, trabaja para la farmacéutica Merk. Sólo lo menciono porque no soy muy amigo de las investigaciones e investigadores financiados por laboratorios, y en este caso algunas cosas me han parecido curiosas, como la ausencia de datos sobre las medicaciones de los participantes, que indudablemente las hay.

Vamos por partes. ¿Porqué he puesto antes “no desayunar” entre comillas? Pues porque ese es el motivo concreto por el que este artículo se llama “Desayunar zumo de naranja eleva el riesgo de aterosclerosis”. Resulta que para diferenciar entre las personas que no desayunan, las que desayunan poco y las que desayunan mucho, los investigadores han fijado unas pautas calóricas. Traduzco del inglés pero citando textualmente: “[…] hemos estimado que 300 ml de zumo de naranja (que se consume típicamente como desayuno en España) contendría unas 123 kcal […] Por lo tanto, hemos formulado la hipótesis de que si la ingesta matinal de un participante no excede 123 Kcal (5% del total de la energía diaria ingerida), eso podría ser una aproximación a saltarse el desayuno […].” O sea, las personas que desayunan 300ml de zumo de naranja, que aporta unas 123 kcal, y que el estudio considera es un desayuno habitual en España, son considerados como que se saltan el desayuno. Luego, si acudimos a la conclusión rápida que muchos han sacado, de que “saltarse el desayuno” produce mayor riesgo de aterosclerosis, por pura lógica estamos formulando la hipótesis de que si desayunamos sólo zumo de naranja -que es como no desayunar según el estudio-, elevamos el riesgo de sufrir aterosclerosis.

Pero en realidad, y aunque no soy muy amigo del zumo de naranja, ambas conclusiones me parecen muy precipitadas porque hay otros factores que se han tenido en cuenta en el análisis y que a ningún periodista han parecido importar, pero que considero que son de vital importancia para entender los resultados, aunque quizás vendan menos periódicos porque no nos van a sorprender tanto. Por ejemplo, hay una correlación que puede implicar causalidad en el hecho de que casi el 42% de los que se saltan el desayuno son fumadores activos mientras que sólo el 17% de los que hacen un desayuno hipercalórico lo son. En mi artículo El engaño del siglo XX que también aparece como anexo en mi libro Adelgazar sin Milagros ya advertí que uno de los principales causantes de la enfermedad cardiovascular era precisamente el tabaco, así que a mí, al menos esto no me ha cogido por sorpresa.

Aterosclerosis en función del tipo de desayunoSeguimos con datos obtenidos del artículo completo. Según se desprende de las tablas que acompañan las conclusiones, el 17% de los que se saltan el desayuno dicen estar a dieta, más del doble de los que hacen un desayuno fuerte. Sólo el 28% de los que se saltan el desayuno son mujeres contra el 45% de mujeres que hacen el desayuno fuerte. La ingesta de alcohol entre los que no desayunan triplica la de los que desayunan fuerte y también su consumo de snacks y precocinados es mucho mayor. En cuanto al tipo de dieta, solo el 9% de los que desayunan fuerte siguen una dieta considerada poco saludable (Social Business Cluster) contra el 45% de los que no desayunan, que siguen este tipo de dieta. Si hablamos de obesidad, el 45% de los que no desayunan tenían obesidad central contra el 8% de los que desayunaban fuerte. El grupo que no desayuna también tiene la glucosa basal más alta (94,7) frente al que desayuna fuerte (87,9) así como los triglicéridos más elevados. Curiosamente, como he advertido varias veces, los niveles de colesterol de todos los grupos son muy similares, demostrándose una vez más que no hay correlación entre el colesterol dietético y el colesterol basal. Por último, sólo el 2,9% de los sujetos (117 sujetos y, de ellos sólo 34 mujeres del total de 4052 participantes) no desayuna, por lo que la muestra real es bastante escasa. Hay otros factores analizados como el consumo de proteína animal/vegetal, de grasa, de carne roja, de lácteos, pero ahí no veo grandes diferencias a grandes rasgos, salvo quizás que el consumo de lácteos es menor entre los que no desayunan, algo que por otro lado tiene cierto sentido pues es precismente en el desayuno cuando más lácteos se consumen.

En mi opinión, la mayoría de periodistas -para variar- se ha quedado con un titular tan grandilocuente como el mío, creado a propósito para demostrar el error del análisis superficial. En realidad, la conclusión que yo saco es que en general, las personas que no desayunan tienen hábitos mucho menos saludables y por lo tanto habría que profundizar para entender que ese mayor riesgo de aterosclerosis no obedece a la causa de no desayunar, sino al conjunto de hábitos que estos sujetos tenían durante el análisis. Por otro lado, esta conclusión también la sacan los autores del estudio, y cito y traduzco literalmente: “Un modesto 3% de los participantes fueron clasificados como no consumidores de desayuno (<5% de la energía total diaria consumida antes de las 10 AM), y se caracterizan además por seguir un estilo de vida poco saludable, incluyendo una dieta pobre, consumo frecuente de alcohol y ser fumadores”. Sin embargo, no creo en la causalidad del desayuno. O sea, no creo que el hecho de no desayunar produzca que uno sea más bebedor, fumador y siga una dieta poco saludable, sino que dentro de una vida desordenada con hábitos poco saludables, es fácil encontrar sujetos con horarios y hábitos de comida nefastos. Y por lo tanto, personalmente no creo que saltarse el desayuno contribuya a la aterosclerosis. En cuanto a la afirmación de que desayunar zumo de naranja causa aterosclerosis, bueno, digamos que no creo que exista esa relación directa, pero desde luego, como he repetido bastante, creo que el zumo de naranja no debería tener cabida en una dieta sana porque sus beneficios son netamente inferiores a los problemas que puede causar.

Por último, pero no menos importante, el estudio se fija en personas entre 40 y 54 años, que llevan entre 4 y 5 décadas desayunando, pero sólo observa las últimas dos semanas, y lo hace mediante un formulario electrónico, considerando que aquello que hacemos ahora, incluso si sólo llevamos unas semanas o unos meses haciéndolo, es lo habitual. No puedo creerme que la presencia de placas de ateroma sea el resultado de dos semanas de alimentación, por muy nefasta que esta sea. Una de las cosas que digo en el libro La gran mentira de la nutrición es que el cuerpo humano tiene una gran tolerancia a las burradas que hacemos con él. Nadie se ha muerto por fumar un par de semanas, ni por beber durante ese tiempo, y mucho menos por no desayunar ni por desayunar zumo de naranja. Al contrario, normalmente hacen falta décadas de tabaco o de alcohol -o de zumo de naranja- para notar claramente los efectos nocivos en el organismo de manera clara. Por eso, analizar de manera observacional únicamente un par de semanas y presuponer que la presencia o ausencia de las placas de ateroma en los sujetos está relacionada con dicha observación es, a mi gusto, un tanto osado. A modo de curiosidad y por el mero placer de buscar una sonrisa, ninguno de los sujetos que se saltan el desayuno es viudo, por lo que si quieres aumentar tu expectativa de vida, procura que tu pareja no desayune 🙂

¡Aprende hábitos saludables! ¡Suscríbete gratis al blog!

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico los próximos artículos que escriba sobre nutrición, alimentación, pérdida de peso y recetas dejándome tu dirección de correo aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

 

 

 

 

Un halloween saludable para los niños

Golosinas saludables en halloweenPersonalmente no me inquieta que hayamos importado en España la celebración de Halloween. Como adolescente la viví por primera vez cuando estudiaba en EE.UU. y después, durante todos los años que viví allí, volví a participar de esta celebración, incluso trabajando en el sistema de telecomunicaciones del famoso parque temático de terror Spooky World, que era cliente de la empresa en la que yo prestaba mis servicios.

No creo que la tradición de dar golosinas a los niños un día concreto del año sea un enorme problema de salud, pero en nuestra sociedad tendemos a exagerarlo todo, y resulta que -al igual que hacen en EE.UU.- no les damos a los niños unas cuantas golosinas, sino kilos y kilos de puro azúcar, que devoran durante semanas en cantidades realmente monstruosas, y para cuando se están acabando, llegan las navidades, con los turrones, mazapanes, y dulces navideños, por lo que el consumo de azúcar, lejos de reducirse, incluso aumenta entre los más pequeños. Esto sí puede acabar resultando un problema serio de salud.

Sin embargo, la batalla contra el azúcar no está perdida. La oferta de golosinas sin azúcar no hace más que aumentar y si antes teníamos únicamente caramelos y chicles sin azúcar de diversa calidad, ahora la oferta incluye todo tipo de chucherías, desde gominolas a nubes, pasando por regaliz, chupa-chups o incluso helados, aprovechando que el calor se resiste a abandonarnos. Hoy voy a hablar de algunas de estas golosinas y de como se comparan con sus hermanas de azúcar. Con permiso de los autores, voy a hacer referencia también a algunas comparativas que ya se han hecho previamente. Un apunte antes de empezar: no soy partidario de que los niños se inflen de golosinas, ni siquiera de las que son más saludables que las habituales; considero que son simplemente un producto de consumo ocasional y no me gustaría que se me malinterpretase como que recomiendo consumir todo esto de manera habitual, porque desde luego no es el caso. Lo que intento transmitir hoy es que quizás sea buena idea sustituir una parte o todas las golosinas que circulan en nuestras casas durante Halloween por unas versiones más saludables.

Nubes (marshmallows) saludables

Nubes saludables para tomar en HalloweenEn un paquete de nubes Fini compradas en Lidl hay un 78% de carbohidratos de asimilación total, y en total un 69% de azúcares. Se trata de una golosina realmente dañina porque su ingrediente principal es jarabe de glucosa y fructosa, azúcares de absorción ultra-rápida de los que hablo sobradamente en mi libro La gran mentira de la nutrición. Por contra, en un paquete de nubes Slimpie hay un 75,4% de carbohidratos parcial y 0% azúcares. Esta diferencia explica que las nubes de azúcar del Lidl tenga un 50% más de carga energética que su versión de maltitol, o sea un 50% más de calorías.

 

Gominolas saludables

En un paquete de gominolas Haribo Favoritos hay un 81% de hidratos de carbono de asimilación total, y en total un 53% de azúcares de asimilación rápida, principalmente jarabe de glucosa. Por su parte, en un paquete de gominolas LCW Mix de Frutas hay un 73% de carbohidratos parcialmente asimilables y 0% de azúcar, lo que explica que la diferencia calórica sea casi un 60% superior en el producto de Haribo. Me dan ganas de hacerle un artículo de la serie denunciable a este paquete, porque el fabricante pone en la bolsa de manera bien grande “Con zumo de frutas”, y repasando la lista de ingredientes veo que lleva un miserable 1,5% de zumo de frutas a partir de concentrado.

Gominolas saludables

Barquillos saludables

Existen barquillos lowcarbEn un paquete de barquillos sabor chocolate de Covy (comprados en Lidl) hay un 60% de carbohidratos, todos de asimilación íntegra, y en total un 29% de azúcares. Por su parte, en un paquete de barqillos cubiertos y rellenos de chocolate de :Diablo hay un 53% de carbohidratos (35% parcialmente asimilables) y un 5,8% de azúcares, ninguno de ellos añadidos, sino presentes de manera natural en el cacao del chocolate. La carga calórica de los barquillos tradicinales es un 25% mayor, pero el impacto en la glucemia es absolutamente superior por la gran cantidad de azúcar que llevan.

Caramelos saludables

Caramelos de café saludablesEn un paquete de caramelos de café Werther’s Original, el 82% son carbohidratos totalmente asimilables y más del 63% azúcares de asimilación inmediata, con una carga calórica de más de 400 kcal por cada 100g. Por su parte, en un paquete de caramelos de café de :Diablo el 90% son carbohidratos de asimilación parcial y el 0% azúcar, lo que explica que la carga calórica sea aproximadamente la mitad que los de azúcar.

Chupa-Chups saludables

chupa chups sin azúcarEn un paquete de Chupa-Chups casi el 100% es azúcar. En mi opinión sería difícil hacer una golosina más dañina porque esta no aporta nada más que azúcar. Sin embargo, existe una alternativa más saludable, con la mitad de calorías, que son los de Slimpie. Estos contienen un 98% de polialcoholes, en concreto de isomalt, un polialcohol parcialmente asimilable que no tiene efecto en la glucemia ni estimula la segregación de insulina.

Regaliz saludable

Regaliz sin azúcar bajo en carbohidratosEl regaliz dulce de Miguelañez contiene un 75% de carbohidratos asimilables y un 42% en total de azúcar. Por su parte, con un 50% menos de calorías, un 75% de carbohidratos parcialmente asimilables y ni un solo gramo de azúcar, el regaliz saludable de LCW está realizado con una base de jarabe de maltitol y contiene extracto de regaliz, un ingrediente curiosamente inexistente en el regaliz que he analizado de Miguelañez.

Huevo de chocolate saludable

Aprovechando un artículo comparativo que leí hace tiempo llamado La sorpresa del huevo Kínder Sorpresa, os traigo la comparativa de carbohidratos y azúcares. Mientras que en un Huevo Kínder hay un 52% de carbohidratos, todos azúcares de asimilación inmediata, en un Huevo de Chocolate Protochoc de CiaoCarb hay sólo un 10% de hidratos, y solo un 1% de azúcares, que son los presentes en el cacao utilizado en su presentación. La proporción de proteínas en estos huevos es de 5 a 1 favorable al Protochoc de CiaoCarb.

Palomitas de Maiz saludables

Lean Popcorn - Palomitas proteinadas saludablesAquí también me apoyo en una comparativa que leí hace poco. En ella comparaban las Palomitas de Sabores de Purely Snacking, saborizadas con proteínas de leche en 4 sabores distintos con unas palomitas saborizadas comerciales y los datos hablan por si solos. Mientras que las palomitas comerciales tenían casi un 80% de carbohidratos y más de un 35% de azúcares, las Lean Popcorn analizadas tenían sólo un 37% de carbohidratos y un 2,9% de azúcares. Además, estas últimas tenían un 22% de proteínas contra el 3,4% de proteínas de las palomitas comerciales. De estas palomitas proteinadas ya tengo unas cuantas bolsas en casa para la peli familiar de los fines de semana 🙂

Helados Saludables

Helado proteico MiWhey bajo en carbohidratosEl helado convencional tradicional solía ser una base de crema (nata de leche) con una serie de ingredientes adicionales para darle textura y sabor. En su día publiqué esta receta para hacer helado casero saludable sin azúcar para demostrar que era posible consumir helados sin tomar azúcar. Hoy en día, sin embargo, el azúcar es el ingrediente principal de muchos de los helados comerciales que podemos encontrar en las tiendas. Afortunadamente, comienzan a aparecer alternativas más saludables, como este helado de proteína de leche de MiWhey, que tiene cantidades mucho más bajas de carbohidratos en general y de azúcares en particular. Yo he probado ambos, y el de chocolate es realmente difícil de diferenciar de un helado tradicional de chocolate. Mis hijos, de hecho, ni se dieron cuenta de que no era un helado comercial al uso.

De modo que si tenéis niños, en este Halloween en lugar de luchar contra corriente tratando de evitar que consuman golosinas, quizás la estrategia de ofrecer alternativas saludables sea más adecuada. En mi experiencia con los niños, si ven envoltorios muy distintos a los habituales de los quioscos son reacios a probar, pero si ven las chuches directamente en un bowl, fuera del envase, y no saben de donde proceden, las prueban sin problema. Además, al no producirles subidas de glucosa, una vez las toman repiten mucho menos y son menos proclives a volver a por más, porque al no producirse hiperglucemia, tampoco se produce una hipoglucemia que les haga tener más hambre y ansiedad por consumir azúcar, algo que obviamente ocurre con las golosinas tradicionales.

¡Cuida la salud de tus hijos!

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico los próximos artículos que escriba sobre nutrición, alimentación sana, pérdida de peso o incluso recetas dejando tu dirección de correo electrónico aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic si es que ya no deseas recibir más artículos. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Receta de Cordero Lechal a Baja Temperatura

Esta es una receta magnífica para todo el mundo que sigue un plan nutricional orientado a perder peso y/o a ganar masa muscular. Se puede hacer con cordero lechal o, como en mi fotografía, con chivo lechal, que es más típico en Málaga, donde yo vivo.

Como veréis, es una receta absolutamente natural pues además de la carne sólo lleva una pizca de aceite, sal y agua. Yo utilizo también para darle aroma al guiso, una cebolla, ajo y una manzana, que se cocinan a la vez en el horno pero que no se mezcla con la carne ni se come después.

La clave de esta receta es cocinar a baja temperatura para que la carne salga jugosa y tierna y se empape de sus propios jugos y grasas.

Información nutricional
Receta de Cordero Lechal a Baja Temperatura
Cantidad por ración
Calorías 1197 Calorías de la grasa 747
% valor diario*
Grasa total 83g 128%
Grasas saturadas 38g 190%
Grasas poliinsaturadas 6g
Grasas monoinsaturadas 33g
Colesterol 360mg 120%
Sodio 1966mg 82%
Potasio 1312mg 37%
Carbohidratos totales 14g 5%
Fibra dietética 2g 8%
Azúcares 6g
Proteínas 92g 184%
Vitamina A 1%
Vitamina C 13%
Calcio 11%
Hierro 41%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.

Imprimir receta
Receta de Cordero Lechal a Baja Temperatura
Receta de Cordero Lechal a Baja Temperatura, una magnífica receta para elaborar una carne jugosa y tierna rica en proteínas y grasas.
Cordero Lechal a Baja Temperatura
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Tiempo de preparación 5 Minutos
Tiempo de cocción 160 Minutos
Raciones
Raciones
Ingredientes
Tiempo de preparación 5 Minutos
Tiempo de cocción 160 Minutos
Raciones
Raciones
Ingredientes
Cordero Lechal a Baja Temperatura
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Instrucciones
  1. Precalentar el horno a 100 grados centígrados.
  2. Colocar la carne salpimentada en una o dos bandejas de horno bien repartida y untada ligeramente con Aceite de Coco. En los huecos libres y tratando de que no toque la carne, repartir la cebolla, el ajo y la manaza, que usaremos sólo para aromatizar el guiso. Añadir a cada bandeja un chorrito de agua, como 1/3 de vaso, para asegurarnos que tenemos la suficiente humedad dentro del horno durante la cocción.
  3. Ponemos la carne en el horno y la dejamos a 100º durante 1 hora. Pasado este tiempo, elevamos la temperatura a 120º y la dejamos media hora más. después, subimos a 150º y dejamos otra media hora de cocción. Finalmente, elevamos a 180 grados y volvemos a mantener entre 20 y 40 minutos, en función del aspecto, hasta que esté claramente cocinado. Cuando la carne esté lista, los músculos de la pata se redondearán y dejarán ver claramente el hueso por la parte inferior como en la fotografía superior.
    Cordero Lechal a Baja Temperatura
Comparte esta receta

Receta de Fideos Tostados Low-Carb

Uno de los productos más sorprendentes para ayudarte a adelgazar que he encontrado últimamente son los fideos bajos en carbohidratos de CiaoCarb. Fabricados a partir de diferentes proteínas, los fideos finos Stortini de CiaoCarb llamaron mi atención desde el momento que se pusieron a la venta a mediados de 2016. Una de las cosas que más me intrigaba de esta pasta a base de proteínas era si mantendría las mismas características que la pasta tradicional fabricada a base de carbohidratos. Por ejemplo, ¿tendrían la misma textura? ¿Sabrían igual? ¿Se podrían tostar?

Fideos Finos Proteícos Stortini fase 1 de CiaoCarbPues lo cierto es que los pedí y los he estado usando estos meses, y los resultados han sido sorprendentemente buenos. El único problema que he encontrado es que su tiempo de cocción es largo. Para alcanzar la misma textura que los fideos tradicionales es necesario cocerlos durante al menos 20 minutos. De este modo, si vas a usarlos en sopas no puedes esperar al último momento para añadirlos y si vas a hacer una fideua o una receta de fideos tostados como esta que te traigo hoy, quizás debas cambiar el orden de los ingredientes.

En esencia, estos fideos son proteína en formato pasta en lugar de en formato polvo. No en vano, por cada ración de 50g de estos fideos tenemos 30 gramos de proteína de diversos orígenes (huevo, leche, gluten, guisante y soja), y sólo 11 gramos de carbohidratos, de los cuales 4 gramos son fibra, así que el aporte neto de carbohidratos es de 7g por ración con solo  0,4% de azúcares. Si lo comparamos con unos fideos normales, que suelen ser carbohidratos de asimilación rápida al 80% o más, estos valores son realmente espectaculares.

Por lo demás, son bastante más saciantes -y nutritivos- que los fideos tradicionales y por lo tanto tienes que considerar que las raciones deben ser mucho menores 🙂 En mi caso, 50 gramos son más que suficientes, incluso si considero que no toda esa proteína es asimilable, dado que también tenemos el salmón y los langostinos con su correspondiente aporte proteíco.

Resultado de la receta de fideos tostados lowcarb
Información nutricional
Receta de Fideos Tostados Low-Carb
Cantidad por ración
Calorías 465 Calorías de la grasa 135
% valor diario*
Grasa total 15g 23%
Grasas saturadas 8g 40%
Grasas poliinsaturadas 3g
Grasas monoinsaturadas 3g
Colesterol 146mg 49%
Sodio 277mg 12%
Potasio 675mg 19%
Carbohidratos totales 10g 3%
Fibra dietética 5g 20%
Azúcares 1g
Proteínas 68g 136%
Vitamina A 13%
Vitamina C 8%
Calcio 9%
Hierro 15%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.
El resultado final son 5 gramos de carbohidratos netos por ración en comparación con los 28 gramos que suele tener cualquier otra receta de fideos tostados o fideua tradicional

 

Imprimir receta
Receta de Fideos Tostados Low-Carb
Esta maravillosa receta de fideos tostados low-carb con langostinos y salmón es ideal si quieres adelgazar sin privarte de la comida sabrosa
Receta de fideos tostados bajos en carbohidratos
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Tiempo de preparación 20 Minutos
Tiempo de cocción 10 Minutos
Raciones
Raciones
Ingredientes
Tiempo de preparación 20 Minutos
Tiempo de cocción 10 Minutos
Raciones
Raciones
Ingredientes
Receta de fideos tostados bajos en carbohidratos
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Instrucciones
  1. Lo primero que tenemos que hacer es tostar los fideos. Se pueden tostar en el horno, pero a mí me parece más sencillo y rápido en la sartén. Lo único que hay que hacer es poner la sartén a calentar y colocar sobre ella los fideos, agitando de vez en cuando. Con el paso de los minutos los fideos se van tostando tal y como aparece en la foto de la derecha. Cuando estén tostados los apartamos y los reservamos.
    Fideos lowcarb sin tostar
  2. En la misma sartén, añadimos el aceite de coco, el ajo laminado y sofreímos unos instantes. Añadimos el salmón y los langostinos con el pimentón y (que también puede ser dulce si no te gusta el picante) y la cúrcuma y sellamos a fuego intenso unos segundos, sacándolos de la sartén con una espumadera mientras siguen poco hechos por dentro.
  3. Dejamos enfriar el aceite unos minutos y añadimos los fideos y el caldo. Estos fideos necesitan unos 20 minutos de cocción, que en mi opinión son más bien 22, así que lo dejaremos cocer 20 minutos añadiendo más caldo si es necesario. Transcurridos los 20 minutos, añadimos el pescado durante 2 minutos más para calentar y salpimentamos al gusto. A mí me gustan la comida picantona, así que como véis en la foto, además del pimentón picante le incluí un par de guindillas de las que pican de verdad 🙂
    Receta de fideos tostados bajos en carbohidratos
Notas de la receta

En cuanto a la mayonesa, la de la foto es una mayonesa lowcarb de LCW que estaba probando ese día. A mí no me desagradó, pero no tiene el sabor de la mayonesa española, sino más bien sabe como el "Mirracle Whip" de Estados Unidos, así que salvo que sepas lo que estás comprando, no puedo recomendártela. En general, la mayonesa casera a base de Aceite de Oliva Virgen y huevo -en pequeñas cantidades- es la mejor opción. Si no quieres engorros, también puedes probar las mayonesas acalóricas de Walden Farms, que son básicamente agua con colorantes, espesantes y saborizantes. Ni tienen carbohidratos, ni proteínas, ni grasa, ni nada de nada.

Comparte esta receta

Receta rápida de croquetas low-carb para niños

Si tu vida se parece en algo a la mía, el momento más caótico puede ser con facilidad la cena. Por un lado los niños tienen hambre y pueden estar algo más nerviosos de la cuenta y por otro, después de todo el día en la calle trabajando las ganas de cocinar brillan por su ausencia. Es en este momento cuando la mayoría de las personas suele hacer uso de alimentos precocinados, que como denuncio habitualmente en la sección “Denunciable” no son los más indicados para los niños, pues entre otras cosas pueden fomentar la obesidad a corto plazo y las enfermedades degenerativas a largo plazo.

Lo que quiero demostrar hoy es que se puede preparar una cena que, además de gustar a los niños, tenga unos buenos valores nutricionales y, para colmo, sea fácil, rápida y sencilla de preparar. En el libro Cocinar sin Carbohidratos hay una receta más elaborada para preparar croquetas low-carb, pero hoy he querido publicar esta otra, más sencilla y menos glamurosa, pero que a buen seguro hará las delicias de los más pequeños. Se trata de unas sencillas croquetas a base de queso en porciones y atún.

Información nutricional
Receta rápida de croquetas low-carb para niños
Cantidad por ración
Calorías 83 Calorías de la grasa 45
% valor diario*
Grasa total 5g 8%
Grasas saturadas 3g 15%
Grasas poliinsaturadas 1g
Grasas monoinsaturadas 1g
Colesterol 22mg 7%
Sodio 64mg 3%
Potasio 34mg 1%
Carbohidratos totales 2g 1%
Fibra dietética 5g 20%
Proteínas 7g 14%
Vitamina A 1%
Calcio 0.4%
Hierro 2%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.

Imprimir receta
Receta rápida de croquetas low-carb para niños
Receta rápida de croquetas low-carb para niños, ideales como cena sencilla y sana
Croquetas Low-Carb de atún y quesitos
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Tiempo de preparación 20 Minutos
Tiempo de cocción 25 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Tiempo de preparación 20 Minutos
Tiempo de cocción 25 Minutos
Raciones
Porciones
Ingredientes
Croquetas Low-Carb de atún y quesitos
Votos: 1
Valoración: 5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Instrucciones
  1. Ponemos los 8 quesitos en porciones en un bowl y los mezclamos con dos latas de atún pequeñas o una grande. Como siempre, recomiendo que el atún sea en aceite de oliva virgen o bien al natural, pero no en aceites vegetales ni en aceite de oliva sin más, que suele ser aceite de oliva refinado de escaso interés nutricional.
    Mezclamos atún y quesitos para hacer croquetas sin carbohidratos
  2. Con un tendedor machacamos los quesitos y el atún mezclando bien ambos ingredientes, obtendremos una masa suave y manejable.
    Masa de atún y quesitos para hacer croquetas sin carbohidratos
  3. Con la mezcla del atún y los quesitos damos forma a las croquetas. A mí me salen 8 croquetas de tamaño más que considerable. En lugar de pasar las croquetas por harina refinada, las pasamos por FiberFin. El Fiberfin es un sustituto de la harina a base de almidón resistente de maíz. Este almidón tiene la propiedad de ser de muy baja absorción, pues tiene un gran contenido en fibra (60%) mientras que el resto de hidratos de carbono son de asimilación muy lenta. Se puede usar en muchas recetas pero aunque parezca harina no lo es.
    Croquetas low-carb preparadas antes de freír
  4. Una vez que las hemos pasado por el FiberFin las pasamos por huevo batido antes de empanarlas con Protofibra o con salvado de trigo fino. El Protofibra es un sustituto del pan rallado con una base de proteína (20%) y fibra (40%) y muy bajo aporte de carbohidratos (5%). Se usa exactamente igual que el pan rallado, pero debemos tener en cuenta que tiene mucha más resistencia al dorado, por lo que no debemos esperar que se ponga tan oscuro como el pan rallado. Las croquetas estarán listas mucho antes de que el dorado sea oscuro, así que guiaros por el tiempo de fritura más que por el color.
    Freimos las croquetas los-carb en aceite de coco
  5. Por último, una vez están empanadas en Protofibra o salvado de trigo fino, las freímos en aceite de coco virgen. Como he explicado bastantes veces, el aceite de coco virgen es una grasa vegetal saturada que contiene gran cantidad de ácidos grasos de cadena media, en especial de Ácido Laúrico, que es muy beneficioso para el organismo. Al tratarse de una grasa saturada natural, su resistencia a la oxidación es altísima, por lo que no se degrada al freír ni pierde propiedades. Las grasas insaturadas no tienen tanta resistencia al calor y es preferible usarlas en frío, por ejemplo para aliñar ensaladas. En la dieta de los niños (y también en la de los adultos) es muy importante incluir todo tipo de grasas, pero cuidando de usarlas adecuadamente. Cuando vayamos a usar temperatura alta, siempre es mejor usar grasas saturadas y cuando vayamos a usarlas en crudo, podemos usar sin temor grasas insaturadas, preferiblemente monoinsaturadas como el Aceite de Oliva Virgen.
    Croquetas sin Harina
Notas de la receta

En definitiva, se trata de una receta con unos valores nutricionales muy interesantes: Tenemos proteína de calidad procedente del atún, que lógicamente también podemos usar fresco o congelado en lugar de enlatado y del queso, tenemos grasas de calidad procedentes del queso (saturadas), del atún (omega 3) y del aceite de coco (triglicéridos de cadena media), y tenemos un bajo aporte de carbohidratos que además son de asimilación lenta, por lo que no provocarán alteraciones en el nivel de glucosa de los niños, lo que prevendrá entre otras cosas, que sufran obesidad.

Comparte esta receta