Denunciable: Carnes de Mercadona

Magro de Cerdo Mercadona

Magro de Cerdo Mercadona

Ayer tuve un día caótico después de varios festivos seguidos y salí de la oficina más tarde de lo habitual. En mi camino a casa paré a comprar algo para la cena de los niños en un Mercadona que me pilla de paso. Iba buscando algún corte de cerdo, que hacía tiempo que no tomaban esta carne. Lo que encontré en Mercadona es poco menos que sorprendente. Parece cerdo y está etiquetado como cerdo, pero ¿es realmente cerdo?Calculadora de nutrientes gratis de Adelgazar sin Milagros

Bueno, digamos que lleva cerdo, pero no es ni mucho menos lo único que lleva. Me traje para casa dos productos (además de la cena) para escribir sobre ellos. Se trata del [fiambre de] Magro de Cerdo Adobado y de los Escalopines de Lomo de Cerdo Marinados. Vamos a ver lo que esconden estos productos que son aparentemente cortes tradicionales del cerdo de los que todos hemos comido toda la vida.

Composición del magro de cerdo de Mercadona

Composición del magro de cerdo de Mercadona

El fiambre de magro de cerdo adobado de Mercadona, que parece la clásica “cinta de lomo adobada” de toda la vida, tiene una etiqueta que lo certifica como “sin gluten”. Un momento… ¿sin gluten una carne? ¿Me estás diciendo que en la carne de cerdo de Mercadona no hay trigo? ¡Vaya novedad! ¿Cuándo van a empezar a colocar etiquetas de “sin carne” en los panes y las galletas de Mercadona? El tema del etiquetado engañoso es algo que ya denuncio en mi libro La gran mentira de la nutrición. Ocurre, después de leer la composición de este producto, que casi tenemos que estar agradecidos de que no lleve gluten, porque la lista de ingredientes de esta “carne” se las trae e incluso se echa de menos el gluten. Repasemos la lista: paleta de cerdo (50%), agua, fécula de patata, proteína de soja, sal, proteínas lácteas y lactosa (leche), regulador de la acidez (E-325), estabilizantes (E-450i, E-451i, E-407, E-415), aromas, aroma de humo, antioxidantes (E-331, E-316), especias, conservador (E-250) y colorante (E-120). Recubrimiento de tripa comestible: colorante (E-160b). No está mal, ¿verdad? Sólo la mitad del producto es carne y la otra mitad, además de agua, son porquerías varias escondidas bajo letras y números.

No debe sorprender a nadie viendo esta composición que Mercadona haya conseguido vender una carne que tenga más hidratos de carbono que muchos vegetales: un disparatado 7,1% en concreto. Una carne “fresca” con un 7% de carbohidratos debe ser todo un record Guiness.  En cuanto al aporte de proteína, este resulta ser de un miserable 12%, pero teniendo en cuenta que una parte no declarada de este porcentaje es proteína de soja y de leche, ¿Qué tipo de carne cutre han utilizado para llegar a este ridículo aporte cuando la carne de paleta de cerdo debe rondar el 20%? Una “carne” que en su composición lleva diez ingredientes “E” y sólo 7 ingredientes con nombres declarados no tiene sentido alguno en nuestra dieta, y mucho menos cuando está cargada de agua y patata como esta y tiene unos valores nutricionales tan cutres como este producto. De hecho, ¿cómo se puede vender una “carne” que tiene 17 ingredientes distintos? ¿he mencionado ya que contiene un 2,2% en peso de sal? Y lo peor es que el 99% de las personas que lo consuman le añadirán sal al cocinarlo…

La Cantidad de Sal diaria recomendada para un adulto oscila entre el medio gramo y los dos gramos. Si eres adulto y te tomas 100 gramos de este producto, ya has rebasado esa recomendación. Si te tomas 200 gramos, llegas al máximo que cifra la OMS para evitar enfermedades cardiovasculares (discutible). Si se lo das a los niños, ni te cuento…

Esta lista de ingredientes numéricos, por si tienes dudas, traducida al castellano es: Lactato de Sodio (E-325), Difosfatos (E-450i), Trifosfatos (E-451i), Carragenina (E-407), Goma Xantana (E-415), Citratos de Sodio (E-331), Eritorbato de Sodio (E-316), Sodium Nitrite (E-250), Cochinilla / ácido carmínico (E-120) y Achiote / Bixina / Norbixina (E-160b). ¿Te comerías una carne que llevara todas estas cosas elaboradas en un laboratorio? Pues eso es precisamente lo que le das de cenar a tus hijos cuando compras este producto fabricado por Martínez Loriente, S.A. y de venta en Mercadona. Por cierto, que sepas que si lo compras pagas agua, patata y porquerías varias a precio de carne fresca, porque este producto cuesta casi 7€ el kilo. ¿Habrán usado agua pura de glaciar para cobrarla a ese precio? Como digo en mis libros, la carne del mercado y cortada delante tuya, es la que menos probabilidades tiene de estar adulterada como esta con ingredientes de difícil comprensión.

Escalopines de cerdo de Mercadona

Escalopines de cerdo de Mercadona

Este mismo fabricante y distribuidor nos traen otro producto cárnico que parece carne y que seguro que muchas madres seleccionan para sus hijos porque parece una carne limpia, con poca grasa. Se trata del “escalopín de lomo de cerdo marinado”. Veamos si con estos ingredientes se han esmerado más: Lomo de Cerdo (64,5%), agua, proteína de soja, sal,  dextrosa, lactosa, proteínas de leche, estabilizadores (E-407, E-410, E-466, E-451 y E452), antioxidantes (E-331 y E-301) y aroma natural. ¡Hasta siete ingredientes ocultos bajo letras y números difíciles de descifrar para un consumidor medio! Aquí va la lista: Carragenina (E-407), Goma de algarroba (E-410), Metil Etil Celulosa (E-466), Trifosfatos (E-451), Polifosfatos (E-452), Citratos de Sodio (E-331) y Ascorbato de Sodio (E-301). No voy a entrar a valorar todos estos ingredientes -aunque ganas no me faltan, sobre todo de preguntar si es necesario meter fibra de madera en la carne (metilcelulosa)- pero no puedo sino denunciar que una carne no debería llevar nada que no fuese carne. ¡Es que viendo estas composiciones a uno le empiezan a parecer naturales los frankfurts! Las salchichas originales de Campofrío (que me parecen una auténtica basura que jamás daría a mis hijos) “sólo” llevan 5 ingredientes ocultos tipo “E”.

Por lo menos, este segundo producto tiene un precio menor, de algo menos de 5€ el kilo. Sin embargo es posible comprar carnes frescas a este precio. Mi recomendación, especialmente si vais buscando cena para los más pequeños, es que os decantéis por las carnes frescas, los pescados frescos, y los huevos. Todavía no han empezado a meter porquería dentro de estos, aunque supongo que todo se andará 🙂 .

Yo me mantendría alejado de estos productos, porque por ese precio se puede comprar carne real fresca, y más que nada por coherencia y lógica. Si dejamos de comprar estas porquerías es probable que los fabricantes dejen de hacerlas y los distribuidores de venderlas. Comparte el artículo para correr la voz sobre este tipo de productos que debemos evitar.

Actualización del 10/04/2015: En vista de la avalancha de comentarios que estoy recibiendo, me es imposible contestarlos todos uno por uno. Sin embargo, he visto que las inquietudes de la mayoría de las personas son las mismas, y les he dado respuesta en este artículo llamado “Contestando a todos” que trata sobre lo que la mayoría de comentarios hablan.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Si quieres recibir en tu correo electrónico los artículos similares que vaya escribiendo suscríbete al blog de manera gratuita dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío. Además, podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

243 comments for “Denunciable: Carnes de Mercadona

  1. Autodidacta
    17/11/2016 at 2:21 pm

    La carne del Mercadona tiene además un olor extraño aunque la fecha de caducidad parece correcta. Será además carne de granjas con animales apiñados, maltratados y medicados toda su vida por las enfermedades que causa todo esto. Comes un animal enfermo, maltratado y esteroidado. Y en la ciudad es lo que se suele vender, si quieres calidad la pagas a precio de oro.

  2. Ferra
    31/10/2016 at 1:53 pm

    Acabo de tirar un paquete de filetes finos vacuno, comprado en Mercadona Valdemorillo. Llevan tiempo dejando en la gondola carnes quemadas por frio, que al darlas vuelta estan negras o marrones un aspecto feito para comer. En este caso, al abrir el paquete el olor a carne ,muy acida y la cantidad de cartilago, o nervio, directamente a la basura, vencimiento 4/11. Como pueden descuidar tanto al cliente? Miro la trazabilidad, Nacido=Irlanda, Criado=Irlanda, Sacrificado=Irlanda, Despiece=Irlanda, etiqueta “ES”…por solo el envasado puede llevar esa etiqueta?. No comprare mas carne alli, me organizare para pasarme por la carniceria. No tenemos en Cantabria, Asturias, Leon, Avila, carnes de calidad que tenemos que exportarlas?

  3. cometo
    11/04/2016 at 1:40 pm

    No entiendo tu “indignación” en relación al fiambre. Estabas comprando “fiambre de magro de cerdo”, no carne de magro de cerdo. Es un producto procesado y como todos ellos, pues tienen todas esos aditivos y añadidos que les hacen menos saludables. Yo creo que se les pueden reprochar otras cosas, pero no este caso, la verdad. Es como si hubieras comprado chorizo fresco, vamos, digo yo.

    Quizás los “escalopines” sí que pueda llevar a error a un comprador despistado, pero lo que debemos hacer todos es comprar productos frescos y no productos procesados, que todos son más o menos así de artificiales y poco saludables.

    De todas formas gracias por tomarte la molestia de investigar estas cosas. Saludos.

    • 11/04/2016 at 2:29 pm

      Me indigno porque el producto no lo encontré en la zona de los fiambres, sino en la zona de las carnes frescas, y si miras bien el diseño del paquete, está intencionalmente diseñado para confundir al consumidor y hacerle creer que está comprando una cosa, cuando en realidad está comprando otra. 🙂

      Saludos,

      Carlos

  4. Yurena
    09/04/2016 at 1:25 pm

    Gracias por la información. Alguien hace tiempo me aviso y desde entonces solo compro al corte o si lo quiero envasado en Aldi, donde hay por ejemplo la carne picada 95%carne. Igualito que eso otro vamos. No digo que no tengan que añadir cosas para conservar el producto pero un 50% carne me parece un abuso. Pagaremos las consecuencias de esos productos que ingerimos dentro de unos años…

  5. Luisa
    01/12/2015 at 3:11 pm

    Lo peor no es todos aquellos ingredientes añadidos a una carne preparada o a un embutido ( y a otros alimentos industriales), sino los ingredientes camuflados como: harinas de cereales, proteínas vegetales, especias, … como si sólo hubiese uno de cada uno de ellos. Los alérgicos alimentarios e intolerantes deben saber qué ingrediente exacto tiene cada alimento. Por desgracia sé de lo que hablo, pues tengo una hija con anafilaxia producida por alergia alimentaria a una proteína (LTP) que está en muchos vegetales. Precisamente una de las veces que ha tenido reacción ha sido por las salchichas de pavo que poseían harina de maíz (sin indicarlo) y tuvo una reacción crítica (shock anafiláctico) que pudimos que solventar con adrenalina y llevándola al hospital. La verdad es que me parece del todo tremendo que mi hija se juegue la vida cada vez que come algo que no viene indicado. Y como ella hay muchos alérgicos e intolerantes con estos problemas.

  6. Pingback: ¿Carnes? | Pan Ecológico Artesano
  7. Rafael
    18/10/2015 at 12:32 am

    Hasta la carne mas pura que nos pueda vender nuestro carnicero de toda la vida esta llena de mierda puesto que de mierda se alimentan los animales con esos piensos llenos de a saber tu que ingredientes llevan, bueno y los huevos la leche etc…

  8. jose
    05/10/2015 at 2:29 pm

    tienes toda la razon,mirar mas productos de martinez loriente vais alucinar,pero esta firma no tiene la culpa es mercadona el que obliga a esta empresa a sacar al mercado esta mierda,pues el 90% de sus productos los compra mercadona abaratando los precios,y cobrandolos como lo que no son.o sino como va el valenciano a enriquecerse

  9. Almu Ortiz
    05/10/2015 at 10:50 am

    Sin entrar en el tema de los ingredientes, sólo comentar que el etiquetado Sin Gluten está totalmente justificado ya que se trata de un producto adobado que llevará pimentón y esta especia puede contener gluten por un tema de contaminación cruzada. Estaría genial que perdieses aclarar esto en el post ya que puede llevar a error a más de un celíaco recién diagnosticado que todavía no controle perfectamente el tema del etiquetado, un saludo!

  10. Alfredo Mercurio
    29/09/2015 at 7:29 am

    La noticia es completamente falsa y manipulada, conozco el proceso de estos productos y posiblemente Martinez Loriente sea de las pocas empresas que sigue un riguroso proceso de calidad y trazabilidad en sus carnes. Esos ingredientes a los que se hace referencia son los q se exigen por normativa para una buena conservación del producto.
    Trabaje 10 años en esa empresa y he visto de cerca cual es el proceso de sus carnes.
    Otra cosa seria debatir las condiciones por contrato de los trabajadores, pero si algo tengo seguro es que la confianza que da comprar carne en Mercadona no la supera ningún otro sitio.
    Tengo la sensación de que esta persona lo único que busca en el articulo es notoriedad y publicitar un libro sin documentarse primero de cual es el proceso que tiene que seguir la carne antes de sacarla al mercado. Si quieres carne sin procesar comprate un cerdo, lo crias lo matas y te lo comes, eso si,es posible que te intoxiques si no tratas de una manera correcta la carne y simplemente la metes en la nevera para conservarla.

    • 29/09/2015 at 10:37 pm

      Bueno, vamos por partes…
      La “noticia” no puede ser falsa ni manipulada. Esto es un blog en el que expreso mi opinión, y mi opinión ni es falsa ni está manipulada. Puede gustarte o no, pero es mi opinión real y legítima. Ahora bien, veamos:
      Dices “Esos ingredientes a los que se hace referencia son los que se exige por normativa para una buena conservación del producto…” – Digamos -para no decir falso- poco riguroso. No hay normativa alguna que exija que un producto cárnico lleve una cantidad enorme de agua y de fécula de patata. Es más, tampoco hay normativa que obligue a añadir fosfatos a la carne. En concreto, el supuesto lomo adobado lleva entre otras cosas difosfatos y trifosfatos. Quizás puedas iluminarnos y explicarnos como Argal o Carrefour se libran de esa supuesta normativa de incluir fosfatos en algunos de sus preparados cárnicos. El colorante a base de cochinilla, además de no ser obligatorio, está contraindicado en niños con hiperactividad y la goma xantana, la última vez que comprobé ni es obligatorio en nada ni está en ninguna normativa. Mira, el jamón cocido Bonnature de Argal no lleva fosfatos, ni colorantes, ni soja, ni azufre ni por supuesto patata. Este preparado cárnico que por alguna razón te empeñas en defender lleva de todo eso, y no es por normativa, ¿o acaso el preparado cárnico de Argal la incumple?

      En segundo lugar, ni he puesto en duda el proceso de fabricación, ni la trazabilidad ni la rigurosidad en la fabricación de estos productos. Pero debo decirte que una empresa que fabricase estiércol siguiendo escrupulosamente toda la normativa que exista al respecto no dejaría de ser una empresa fabricando mierda; mierda trazable, pero mierda al fin y al cabo.

      Mis intereses personales son diversos ya que te interesas. En concreto, con este tipo de artículos busco informar a los consumidores, educarlos en materia de nutrición familiar y ganar suscriptores al blog. Si gano suscriptores al blog, cada vez que escriba algo lo leen más personas. Eso, lógicamente, me da notoriedad, pero me lleva un tiempo infinito tanto de investigación, como de redacción, como de lógicamente gestión y respuesta de los comentarios que se generan (en este artículo y por ahora más de 225 comentarios). A cambio de este esfuerzo, empresas como Amazon me “premian” poniendo mi libro Adelgazar sin Milagros en “oferta” durante todo el mes de Octubre por 1,99€, de los cuales yo me llevo antes de compartir con mi socio (la agencia tributaria), la astronómica cifra de 80 céntimos por libro. Como comprenderás, aún me siento afortunado porque mi libro “El Aceite de Coco” se va a vender en Octubre por 0,99€, de los cuales me vengo a llevar antes de repartir con mi socio unos 0,45€. Ahora conoces el secreto de mi inmensa fortuna que se deriva del trabajo que realizo para este blog. Ah, no, espera, que he vuelto a hacer las cuentas y en realidad todo esto me cuesta el dinero… y el tiempo que no le dedico a mi familia porque a las 22:30 tengo que estar dando explicaciones que ya he dado antes en el artículo “Contestando a todos”.

      El proceso que debe seguir la carne antes de salir al mercado no incluye mezclarla con agua, fécula de patata, proteína de soja y un sinfín de conservantes, estabilizantes y antioxidantes. De hecho, estoy cenando un sobre de Cecina, comprado en Carrefour, cuyos ingredientes son Carne de vacuno y Sal. ¿Incumple la normativa? Ahora bien, ya que hablamos de procesos, el proceso de enriquecimiento de los dueños de Mercadona sí que incluye vender una mezcla de carne, agua, patata y soja más cara que si fuese carne fresca real, y con eso tengo un problema, y serio, porque el destinatario de ese producto son los niños. No tengo un problema con que se enriquezcan, que me parece magnífico, sino con que lo hagan fabricando productos basura y colándolos en las secciones de carne fresca para que los incautos piquen. Mi misión -así lo veo yo- es que menos gente pique cada día y cada persona sepa exactamente lo que está comprando. Y si, sabiendo todo esto, lo quieren comprar, pues bienvenidos sean, porque también creo en el mercado libre. Que cada uno haga lo que quiera con su dinero y su salud, pero por lo menos sabiéndolo.

      Mercadona tiene productos buenos, productos razonables y productos malos, y en mi opinión que expreso en este blog, estos productos de los que hablo son malos. Son malos si se comparan con carnes frescas, pero para colmo si los comparamos con productos similares de otros fabricantes, también son malos porque llevan menos carne, más agua y más patata, y yo soy de los que piensa (y por eso lo escribo en mi blog), que el agua debe estar en el vaso y la patata en el lateral del plato, no dentro de la carne.

      Dicho todo ello, respeto que pienses que me muevan intereses ocultos contra Mercadona o contra la cárnica que fabrica esto. No pretendo que la gente deje de comprar allí. Mi plan es mucho más ambicioso. Pretendo que fabriquen y distribuyan mejores productos que más y más personas puedan comprar. Y para ello, alguien tiene que estar recordándoles que no todo vale y lamentablemente con Mercadona ocurre en bastantes ocasiones que se pasan de la raya. Para muestra, echa un vistazo a sus natillas “sin azúcar” que llevan, con dos co***es, el azúcar en su lista de ingredientes: https://www.adelgazarsinmilagros.com/denunciable-etiquetado-de-mercadona/

    • Yurena
      09/04/2016 at 1:19 pm

      En el etiquetado se ve bien clarito 50 y 64% de carne. No dudo q esa parte sea buenísima pero por Dios el resto que mierda es

  11. Javi
    27/09/2015 at 10:03 pm

    Madre mía, parece que a la gente le pagan por defender a una marca. Totalmente de acuerdo con Carlos, antes estos productos no contenían tantas E ni cosas raras. Esto es muy frecuente ahora. Yo compré por error una carne picada en el LIDL que llevaba también más cosas o un queso en lonchas para hacer sandwich en el Carrefour que era realmente un “preparado de queso” (sabía fatal crudo). Se agradecen estos artículos, porque mucha gente no sabe lo que compra. Yo ahora, aunque vaya con prisas, siempre miro los ingredientes a ver si me están intentando colar algún preparado raro.

  12. 26/09/2015 at 3:30 pm

    Eso pasa por comprar porquerías en el Merdadona. En las carnicerías de toda la vida no te venden esa mierda. Hemos abandonado el comercio tradicional por las grandes superficies, y así nos luce el pelo.

    • Enrique
      28/09/2015 at 1:30 pm

      Estoy contigo Leire un carnicero de toda la vida se preocupa por su carne pieza a pieza y eso significa que se preocupa de su clientela y poder ofrecerle el mejor producto en muchas ocasiones desechando muchas piezas aunque sean más baratas. Esto nunca pasara en una gran plataforma de compra donde se busca un rendimiento a costa de lo que sea y como sea.

    • Librepensador
      08/10/2015 at 11:35 am

      Discrepo, si le pides a tu carnicero de toda la vida un lomo adobado, un magro de estos adobado…. te dará la misma mierda sólo que ni siquiera tienes la oportunidad de leer la etiqueta. Eso si… te vas mas contenta a casa. Si tienes dudas, la proxima vez que compres un procesado de estos en tu carnicero de toda la vida pidele que te deje leer la etiqueta con los ingredientes que lleve.
      Otra cosa es las carnes frescas de verdad, pero esta “porquería” es casi la misma en todos los sitios, viene ya envasada de origen y con todo “puesto”.

  13. dangerjesh
    25/09/2015 at 11:26 am

    Compres donde compres la carne lleva lo mismo en todos los lados, Aver si te piensas que la carne que llevan a la carnicería no lleva nada de eso.

    • 25/09/2015 at 7:01 pm

      Dudo mucho que la carne fresca de carnicería lleve fécula de patata, proteína de soja o proteínas lácteas, al menos en las carnicerías en las que yo suelo comprar…

      • 07/10/2015 at 3:06 pm

        Me parece que en este tipo de cuestiones es inevitable la discusión,ahora bien de manera objetiva y sin ánimo de ofender a nadie me hago eco de una frase algo malsonante,pero que creo que resume la capacidad analítica de muchos consumidores a día de hoy:”Come mierda,un millón de moscas no pueden equivocarse”.
        Felicidades por el blog, espero que lo mantengas el tiempo suficiente para “educar” a los consumidores mas ingenuos.

        • Antonio
          08/10/2015 at 10:41 am

          Hola Vicente, estoy totalmente de acuerdo contigo, somos lo que comemos.Lo has clavao.

      • Moisés Alvarez
        27/11/2015 at 10:55 am

        Las carnes frescas se pueden inyectar con agua y fécula, si lo haces bien, el carnicero “casi” no lo nota, pero lo nota la sartén cuando la llenas de carne para 6 y sacas un pincho para 1.
        Si comparas este tipo de productos con carnes fresca es lógico pensar que, nutricionalmente tendría que ser mucho más barato que la carne, pero el echo de que está casi listo para consumo, ya que llegas a casa y lo tiras en la sartén y está lista para comer (a un filete de jamón le tienes que añadir ajo y sal) el consumidor pagará un precio más alto por esta comodidad e inmediatez, además viene en un cómodo envase de 4 raciones, y como ves el precio del envase y no el precio por kilo, te quedas con la sensación de que estás comprando barato.
        Después de la cena es cuando puedes pensar, o no, si la compra resultó satisfactoria, probablemente te des cuenta que te han timado, te resignas y prometes no volver a caer en la misma trampa, pero al día siguiente como tienes la misma prisa, entras en el supermercado no compras ese producto, pero coges rápidamente el que hay al lado, que es de una “calidad” similar y vuelves a empezar…
        Y si no, como dice Rosendo Mercado:
        “Con lo que son las cosas de comer,
        prefiero consumir que conocer,
        Porque de qué me sirve el paladar,
        sino para poder saborear”….

Deja un comentario