Historial de Sobrepeso

Es esta página le mostramos una serie de fotografías personales del autor a lo largo de su vida para que vean los distintos momentos en que el sobrepeso pronunciado ha estado presente en la vida de Carlos Abehsera en comparación con otros momentos de peso normal. Según la escala de obesidad del índice de masa corporal de la OMS, su peso record antes de comenzar con este plan de 113 kg lo situaba en Obesidad Severa (Tipo II) sólo un paso por debajo de la obesidad mórbida, con un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 37.

 

 

13 comments for “Historial de Sobrepeso

  1. Cristina
    17/01/2017 at 11:00 am

    Hola Carlos, llevo 8 días con la dieta y he perdido 2’5kg y tengo unas dudas a ver si me puedes ayudar. En mi caso tengo que comer 98gr de proteína diaria y necesito saber si cuando preparo cualquier ingesta debe tener la proporción de proteína y grasa siempre igual o puedo tomar un batido sin grasa y en la próxima queso con más grasa para complementar a lo largo del día. Y otra duda que no.me ha quedado clara, cuantos carbohidratos como máximo al día, porque muchas cosas tienen aunque sea poco. Gracias

    • 17/01/2017 at 11:06 am

      Hola Cristina,
      Sí que puedes complementar ligeramente una comida con otra si las cantidades no te cuadran bien, pero trata de que no ocurra en todas y que siempre sea la grasa la que vaya un poco descompensada. En cuanto a los carbohidratos, lo idóneo sería no superar los 40-50 gramos al día.

      Saludos,

      Carlos

      • Cristina
        17/01/2017 at 11:17 am

        Ok muchas gracias por la ayuda

  2. María
    23/12/2016 at 10:52 am

    Tengo 3 semanas haciendo la isodieta y he perdido casi 5kilos la dieta no se ha hecho nada díficil y de verdad que estoy muy contenta con los resultado. Pero los dos últimos días he subido 100gr y 500gr consecutivamente, sin haber hecho ningún cambio en mi dieta y eso me tiene super desanimada.

    Estve mirando todo lo que como y todo tiene muy por debajo de 5g de carb/azucar por cada 100g y una cantidad buena de proteina. Pero me di cuenta que algunos a pesar de ello dicen azucar o dextrosa en los ingredientes. Puede ser por ello?

    Tambien he incluido en mi cuenta algunos quesos que no tienen nada de carb. Pero tienen sal?

    Si a alguien le ha pasado agradecería enormemente una respuesta.
    Mi primera meta es bajar de los 100kl y justo casi lo logro comencé a subir y estoy muy desanimada.

    • 27/12/2016 at 6:36 pm

      Hola María,
      Por un par de días no puedes desilusionarte. El principal componente en la variación del peso es el agua, y las mujeres en general tienen más tendencia a retener líquidos cuando las hormonas andan más revolucionadas. Otros factores como la sal de los alimentos también influyen notablemente. Si continuas como hasta ahora estoy absolutamente convencido de que los resultados se mantendrán y mejorarán.

      Saludos,

      Carlos

    • 27/12/2016 at 8:11 pm

      Efectivamente, cómo dice Carlos, esas variaciones son agua. Una variación de medio kilo de un día para otro no puede ser grasa… a no ser que vengas de otro planeta 🙂
      Medio kilo de aumento te indica que del agua que hayas bebido/ingerido con los alimentos, medio litro se ha quedado en tu cuerpo.
      Pésate cada día pero obtén la media de la ultima semana por ejemplo; sumas los pesos de toda la semana y los divides entre siete, así verás con más realidad tus variaciones de peso de semana a semana.

  3. 02/05/2016 at 12:32 pm

    Mi caso se diferencia del tuyo en dos cosas; he llegado a pesar más de140 Kg (con 180 cm de estatura) y fui un espárrago al que se le marcaban las costillas con 86 Kg. hasta 1982.
    Coincidiendo con un problema importante (quiebra de mi empresa de informática a a causa de un socio desleal) empecé a engordar de manera fulminante y para 1984 ya pesaba 120 Kg.
    En 2003 pesaba más de 140 Kg (el límite de mi báscula; era parlante y me decía “¡por favor, suban de uno en uno!”) 🙂
    Entonces comencé a probar todos los sistemas habituales. Dietas hipocaloricas, pastillas de camarones y otras rarezas de Naturhouse… Visitas a todos los endocrinos de fama , etc. Todo sin resultados; siempre bajando al principio y rebotando unos meses más tarde… Y pasando hambre y mal humor.
    En 2007 me aprendí de memeoria el libro de Atkins y el resultado fu fenomenal. Para 2008 había bajado de más de 140 a 112. Pero ahi se quedó la cosa. Parece que había llegado “limite Atkins”
    Desde entonces he ido engordando progresivamente hasta llegar a finales de 2015 a los 138. Entonces cayo en mis manos (mejor dicho, en mi Kindle) tu libro que me lei en un dia.
    Lo estoy siguiendo y a fecha de hoy ya estoy en 125 (“Efectos” secundarios: triglicéridos a la baja, fuera omeprazol y menos pastillas para controlar la TA) . A ver si paso (en descenso) el limite de los 100 Kg.
    Aunque ahora, por mi edad (69), ya sé que no es tan fail cómo cuando se es joven pero lo seguiré intentando.
    Por cierto tus libros son muy amenos.
    ¡Felicidades!

    • 03/05/2016 at 9:41 am

      Hola Alberto y gracias por leer el libro! Estoy convencido que con fuerza de voluntad y la determinación que demuestras en tus palabras, conseguirás tus objetivos. Aunque tengas 69 años, seguro que si te aplicas lo logras. Trata de hacer un poco de deporte anaeróbico (tipo pesas o similar) para cuidar tu masa muscular. Con la edad se vuelve más difícil mantenerla y es un seguro de vida.

      Ánimo y a por ello!

      • Alberto Lozano
        03/05/2016 at 11:39 am

        Hola Carlos, el libro no; los libros. 🙂
        Fuerza de voluntad no necesito mucha, desde que tengo memoria que no me gustan las cosas dulces, prefiero las ácidas y saladas. De crío prefería (y así sigo) un trozo de mojama que uno de turrón. De hecho las fiestas navideñas son una lata ya que hay que comer cosas dulces y para quedar bien con los amigos y familiares les digo que soy diabético (lo que no es cierto) .
        Sin embargo hay otros carbos que si me agradan y de los que hay que prescindir. La pasta, el pan de hogaza de pueblo…
        Lo más difícil, no obstante, es tener cuidado con los carbos ocultos que te meten los fabricantes (cómo bien dices en tus libros) eso ya me tuvo loco hace años en mi época de Atkins y ahora ha la situación ha empeorado.
        Tengo que mirar en Amazon a ver si encuentro un “carbohidratometro” para medir los alimentos en casa 🙂

        BTW y acudiendo a tu experiencia: ¿Los poliacoholes y el aspartame, a pesar de no ser absorbidos en el tracto digestivo, provocan un aumento de la insulina?. Estoy comprobando que un par o tres Ricolas me interrumpen la cetosis.

        • 03/05/2016 at 12:28 pm

          En algunas personas, el sabor dulce en la boca puede evitar que se adelgace. Esto es debido a que la digestión comienza en la boca y en ciertas personas el sabor excesivamente dulce produce una segregación de insulina, pues el cerebro identifica el dulzor con los azúcares y da la orden para segregar y liberar insulina. En estas personas, la insulina circulante en sangre evita que se abran los depósitos de grasa y por lo tanto, no pueden adelgazar fácilmente. Sólo le ocurre a un número reducido de personas, pero bien podría ser tu caso. En los estudios al respecto se observó que de esas personas, algunas lograban evitar la situación tras acostumbrarse durante dos o tres semanas al sabor dulce en la boca. No se trata de que sea un polialcohol o cualquier edulcorante en concreto, sino del dulzor excesivo en la boca.

          • Alberto Lozano
            03/05/2016 at 2:51 pm

            Pues entonces no es mi caso. Tendré que buscar otra correlación ya que los caramelos Ricola de limón, que son las que corren por casa, no son dulces sino más bien ácidos

Deja un comentario