La alimentación de los niños en el colegio

La importancia de una buena alimentación en el colegioVuelven las clases y vuelven las dudas sobre la comida de los niños en el colegio. En estos días leo todo tipo de recomendaciones por las redes sociales, y muchas de ellas se nota que proceden de personas sin hijos. En mi opinión, garantizar la buena alimentación de nuestros hijos depende no sólo de los alimentos que les ofrezcamos, sino de su grado de aceptación de dichos alimentos. Anoche hablaba con el representante de una empresa de alimentación dietética Estadounidense en Georgia y me decía que habían tenido éxito durante 25 años porque sus productos, además de nutricionalmente buenos, eran sabrosos y tenían una buena textura. En otras palabras, no te venden suelas de zapatos para que pierdas peso, sino alimentos que te gustan y te sientan bien a partes iguales, y por ello consiguen que seas fiel al plan nutricional que proponen.

Con los niños pasa más o menos lo mismo. Si te ocurre como a mí, para la comida del colegio dependes enteramente de dos cosas: por un lado, del menú que les pongan por delante en el colegio y, por otro lado, de la formación que le ofrezcas en casa y la merienda que le metas en la mochila. Yo no puedo evitar que a mis hijos les pongan por delante un plato de pechuga con patatas fritas o con arroz hervido, pero sí puedo trabajar a diario para que entiendan la importancia que tiene comerse la carne por encima de las patatas o del arroz y educarles para que sepan qué parte del plato es la que deben comerse porque es la que les proporciona salud y vitalidad. Si se dejan algo, que sean las patatas o el arroz, no la carne o el pescado. Y en este punto debo admitir que la tarea educativa es más cosa de mi mujer que mía, porque si bien yo les doy las pautas, la paciencia y la pedagogía las aporta ella sin duda. Sin su trabajo diario en este sentido y el refuerzo que hace de mis ideas en su trato diario con los niños, ellos no lo habrían captado jamás, así que también te aconsejo que busques la alianza de tu pareja en este sentido para tener éxito inculcando estas ideas.

En cuanto a lo que les metemos en la mochila, he leído recomendaciones de todo tipo, desde frutas tipo manzanas a palitos de zanahoria o frutos secos. ¡Seamos realistas! Nuestros niños van al colegio con otros niños y lo más natural es que esos otros niños lleven cosas más apetitosas en la mochila que unos palitos de zanahoria resecos o una manzana. Contra eso es contra lo que estamos luchando cuando ponemos nuestra oferta alimenticia en la mochila: contra sus amigos y sus padres. Luchamos contra galletas Oreo o galletas Príncipe; luchamos contra cruasanes rellenos de chocolate del Mercadona; contra Donuts, contra bollería industrial básicamente y contra zumos embotellados. Y esto es debido a que la bollería industrial y este tipo de alimentos en general es barato de producir y fácil de suministrar. Sin embargo, lo barato sale caro y en el caso de la bollería industrial, ponemos en riesgo la salud de nuestros hijos a largo plazo si tomamos ese camino, pese a que admito que es sencillo y barato. Tienes algunos ejemplos de despropósitos de comidas para niños en la sección Denunciable de este blog que puedes entender resumida en este artículo acerca de la comida para niños llamado Pornografía Nutricional en horario infantil, que escribí hace unos meses.

Cada vez que leo un artículo diciendo mamarrachadas acerca de los supuestos peligros de las carnes procesadas (algo que ya rebatí en mi artículo OMS, Cáncer, Carne Roja, Periodismo y Estupidez) me hierve la sangre. ¿Tan idiotas somos que creemos que darles nuestros hijos jamón o salchichón es peligroso sin pensar en que la alternativa es la bollería industrial? Cuando leo que los huevos suben el colesterol y que debemos limitar su consumo, otra idiotez recurrente en los medios de comunicación, me dan ganas de llamar al periodista de turno y explicarle algunas cosas como las que expliqué en mi artículo Morir de [Miedo al] Colesterol. ¿De verdad nos han convencido para creer que es mejor que nuestros niños desayunen un tazón de cereales ultra-procesados y azucarados que un par de huevos duros o revueltos?

Thins de BimboEn mi opinión y experiencia, a los niños les suelen gustar los quesos, fiambres y huevos, o cuando menos algunos alimentos de estos grupos y debemos usar esto en nuestro favor para cuidar su salud. Por ello, creo que debemos preparar las meriendas y desayunos de nuestros hijos basándonos en alimentos de esos tres grupos, los lácteos, las carnes y los huevos. Si luego le damos forma de sándwich, pues se la damos, pero tratando de poner un pan razonable alrededor del verdadero alimento. No soy muy amigo de Bimbo ni de los grandes fabricantes, pero una alternativa no demasiado mala y bastante barata para hacer un sándwich para los niños puede ser utilizar su pan Thins, que tiene una buena relación calidad precio. Para economías más alegres, también se puede usar el Protobread de CiaoCarb, que tiene un sabor y textura excelente o el Pan de Semillas LCW, aunque este último quizás no sea del gusto de los niños por su textura más granulosa. También hay diversas alternativas para hacer pan sano en casa, tanto usando preparados como partiendo desde cero.

¿Y qué ponemos dentro de un sándwich para que sea saludable? Pues básicamente carnes, lácteos, pescados y huevos, de cualquier forma y de la mejor calidad posible. Lo mejor que puedes elegir es aquello que a ellos les guste. De nada sirve que les pongas un muy buen jamón cocido si resulta que no les gusta el jamón cocido. Se lo van a dejar. Alternativamente, y esto es algo que yo hago con bastante frecuencia, en lugar de un sándwich les pongo un pequeño tupper con un “picoteo” de cosas que sé que les gusta: algo de queso, un poco de fuet, un poco de jamón serrano o ibérico, quizás un huevo duro… Las opciones son infinitas en este sentido y es sencillo. En los últimos años, los tupper que se llevan han ido creciendo y el motivo es que los amigos de mis hijos siempre están dispuestos a picar un poco, de ahí que esté convencido de que esta opción es buena para cualquier niño. Hace tiempo escribí este artículo con algunas ideas que quizás te vengan bien para el desayuno de tus hijos.

Por último, solo recordarte que los cuerpos de tus hijos están formados por agua, proteínas y grasas, que ninguna comida es nutritiva si no lleva estos nutrientes, por mucha energía que pueda aportar. Lo que buscamos con la nutrición no es simplemente proporcionar energía a nuestro cuerpo, sino proporcionar los materiales de construcción para que el organismo pueda construir todo lo que necesita. Esos materiales no los vas a encontrar en la bollería industrial ni en los alimentos “diseñados” para niños por las grandes corporaciones. Al contrario, ahí lo que vas a encontrar es cantidades ingentes de azúcar y de energía vacía. No te dejes llevar por los titulares y lee el fondo de las noticias. No encontrarás un solo estudio que defienda que desayunar cereales de desayuno, zumo embotellado, galletas o bollería industrial tiene beneficio alguno para la salud de tus hijos.

¡Conecta con tu salud! ¡Suscríbete al blog! ¡Es gratis!

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico los próximos artículos que escriba sobre nutrición, alimentación, pérdida de peso y recetas dejándome tu dirección de correo aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

15 comments for “La alimentación de los niños en el colegio

  1. MANUEL
    21/09/2017 at 1:57 pm

    Hola, somos una familia de 2 adultos y 2 niños. Hace unos 8 meses que seguimos una dieta baja en carbohidrados y los resultados han sido espectaculares. ¡¡¡GRACIAS!!!. Dicho esto: ¿Nos podrías indicar algún contenido donde se exponga de forma sencilla el tema de las grasas desde el punto de vista de las etiquetas de los productos? Quiero decir que a menudo nos encontramos con etiquetas confusas, poco claras o incompletas en este sentido y sospecho que descartamos productos válidos por desconocimiento.
    Cuanto más buscamos en intenet más confusión tenemos (grasas saturadas, insaturadas, monoinsaturadas, poliinnsaturadas, trans,..) ¿Qué debo buscar en la etiqueta para estar seguro que la grasa que consuminos nos es hidrogenada?

    Gracias otra vez

    • 21/09/2017 at 4:19 pm

      Hola Manuel,
      En principio, en España, creo recordar que toda la grasa hidrogenada debe estar declarada en el etiquetado del producto. Como norma general, mejor buscar productos cuanto menos procesados y con menos ingredientes, mejor. No se si has visto la foto de un producto de Mercadona que he colgado hoy en Instagram y Facebook. Son unas sardinas cuyos únicos ingredientes son Sardinas, Aceite de Oliva Virgen Extra, Vinagre y Sal. Ese es el tipo de composición que debes buscar, sencilla, sin manipulaciones, recetas tradicionales de verdad. Ahí tienes grasa de calidad de diversos tipos. En el Aceite de Oliva hay principalmente grasas monoinsaturadas, pero también las hay poli-insaturadas y hasta saturadas. En la Sardina hay grasas propias de los pescados azules incluyendo los famosos Omega3, pero en general ofrece grasas saturadas, monoinsaturadas y poli-insaturada a partes iguales. Debes concentrarte en consumir productos cuanto más naturales, mejor y evitar a toda costa grasas trans y grasas hidrogenadas. La naturaleza es sabia y ha puesto las grasas adecuadas en los alimentos que el ser humano consume y no deberías tener desequilibrios entre omega9-omega6-omega3 (que pueden ser fuente de patologías) siempre y cuando comas alimentos lo más naturales posibles mejor. Ahora bien, si por ejemplo compras un pollo empanado que está repleto de aceite de maíz o girasol, comienzan los desequilibrios. Mucho más interesante (y barato, aunque trabajoso), es comprar el pollo y usar huevo y salvado de trigo para empanarlo. Así no creas esos desequilibrios.

  2. Belén
    21/09/2017 at 1:53 pm

    Muchas gracias por ayudarnos en la difícil tarea de alimentar a nuestros hijos.Estoy de acuerdo con lo que dices, pero me surgen muchas dudas con las cantidades.. Por ejemplo, ¿Cuántos huevos pueden comer los niños según su edad? Lo mismo me pasa con la carne o el pescado. Por otra parte me suele llamar la atención el poco hincapié que haces en frutas y verduras, ¿es porque lo consideras menos necesario en una alimentación saludable?.
    Me gustaría saber si me puedes recomendar algún libro sobre la alimentación de los peques, o si en tu libro adelgazar sin milagros tratas el tema.
    Sólo añadir que lo tengo un poco más difícil porque mis hijos son APLV y uno de ellos también celíaco.
    Gracias otra vez!.
    Un saludo

    • 21/09/2017 at 4:12 pm

      Hola Belen!
      No creo que haya un número mágico de huevos que puedan o no puedan comer. En realidad, no hay motivo alguno para limitar la ingesta de huevos. En mi casa se consumen muchos pero no se fuerza a ningún niño a que coma más o menos, los que quieran. El huevo es un alimento hiper-nutritivo. Por unos pocos céntimos tienes la proteína de más calidad que existe, grasas de calidad, vitaminas y minerales. No existe ningún alimento con la relación calidad/precio del huevo, ni siquiera cercano. Precisamente por eso, los fabricantes de alimentos procesados financian campañas para desprestigiarlo y meternos en la cabeza que no se debe superar una cantidad de huevos concreta, algo que está más que probado que no tiene base científica alguna, como explico en mi libro La gran mentira de la nutrición.
      Las verduras más que las frutas, aportan principalmente micronutrientes en muy pequeñas cantidades y carbohidratos. No son el alimento más adecuado para perder peso. Además, no todas las verduras ni todas las frutas son iguales, por eso hay que entender el tema un poco más. No es lo mismo una naranja que una fresa, aunque ambas son frutas, ni una patata que una lechuga, aunque ambas son verduras. La alimentación saludable debe sostenerse en el principio de la nutrición, y para que nuestras células estén nutridas hace falta ingerir proteínas y grasas de calidad. Las proteínas de calidad proceden principalmente de huevos, pescados, carnes y lácteos. Las grasas de calidad están en prácticamente todos los alimentos siempre que no hayan sido manipuladas (grasas hidrogenadas son las que debes evitar). En cuanto a la alergia a la leche de vaca de tus hijos, hay excelentes fuentes de proteína libres de ella, pero no te recomiendo mirar en el mundo vegetal sino en el animal. Lógicamente y por este orden, yo me decantaría por proteína de huevo (albúmina), proteína de pescado y las proteínas cárnicas que puedan tomar (sospecho que pollo, cerdo, conejo, etc.).

      ¡Suscríbete al blog para recibir un par de capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición! Creo que como madre te servirá de manual para la alimentación de tus hijos!!

      • Belén
        22/09/2017 at 1:53 pm

        Muchas gracias Carlos!
        Como bien dices nos han metido muchas mentiras en la cabeza, y es difícil deshacerse de todas a la vez!! Sin duda me voy a comprar tu libro de La Gran mentira sobre la Nutrición, y lo iré digiriendo poco a poco (nunca mejor dicho!).
        Un saludo.

  3. Angela
    21/09/2017 at 9:32 am

    Yo lo estoy solucionando con los preparados para pan de outletsalud, son densos y cunden bastante les pongo,jamón, queso…Y no llaman demasiado la atención en el patio, con la suerte q a mis hijos le gusta y al ser denso es más pequeño y pronto se ponen a jugar😉

  4. Hortensia Bogya
    20/09/2017 at 6:04 am

    El tema de los colegios a mi me tiene asustada a la hora de ver el menu que tienen en el comedor .

    • 20/09/2017 at 7:14 pm

      Por eso es doblemente importante cuidar su alimentación cuando los tenemos cerca, porque sabemos que cuando no están con nosotros, no comen bien!

  5. Maria Fernández
    19/09/2017 at 12:42 pm

    Hola Carlos! Hace un año y cutro meses que empeze a comer como dice en su libro,me costo pero luego fue efectivo,he notado que desde hace unos mese me he quedado parada .A que puede ser? Un saludo

  6. Vanessa
    19/09/2017 at 12:22 pm

    Me viene genial este artículo, en mi colegio resulta que premian a los niños que llevan todos los días Fruta, el profe de gimnasia es vegetariano y parece que quiere que todos los niños del cole lo sean. Así que me toca o bien una labor extra para convencer a mis hijos frente a ese supuesto “premio” u ofrecerles un premio mejor. Tendré que hacer un híbrido de los dos para enseñarles que hay opciones más sanas que una manzana todos los días.

    • 19/09/2017 at 3:06 pm

      Sin duda más nutritivas porque en una manzana, proteínas y grasas más bien pocas 🙂

      • Vanessa
        19/09/2017 at 5:22 pm

        Con la mayor no tengo problema porque al final haré lo que crea más conveniente aunque ella querrá llevar fruta por la recompensa. El peque en cambio tiene que llevar cada día una cosa. El día del sándwich y de las galletas los tengo salvados con las recetas del libro, el día de lácteos le llevaré queso, pero cuál me recomiendas para peques que no lleven mucha grasa? Y el día de fruta intentaré echarle embutido de picoteo y luego algo de fruta. A ver que tal nos va!

        • 19/09/2017 at 6:22 pm

          Vanessa,
          Yo con los niños no me preocuparía porque comiesen poca grasa. Al contrario, si no comen muchos hidratos, el aporte extra de energía de la grasa les vendrá bien, pero en cualquier caso, puedes hacerles un enrollados con embutidos poco grasos como el jamón cocido. También puedes preparar pan de atún con claras de huevo y atún al natural, siguiendo la receta del libro!

          • Vanessa
            19/09/2017 at 11:24 pm

            Gracias!!! La verdad es que yo he comido ese pan pero no se me había ocurrido que lo probasen ellos.

Deja un comentario