Trucos para Adelgazar comiendo fuera

Trucos y secretos para adelgazar

Trucos y secretos para adelgazar

En mi experiencia en estos casi cuatro años tratando de seguir el plan nutricional apropiado para adelgazar y mantener los porcentajes de grasa corporal a raya, he tenido que lidiar con muchas complicaciones, y de entre todas ellas, una de las más habituales es sin duda comer fuera. Si estás pensando en adelgazar y quieres trazar un plan que te ayude a conseguir tu objetivo de eliminar la grasa que te sobra, estos consejos y trucos para adelgazar comiendo fuera te serán de mucha utilidad.

En el libro Adelgazar sin Milagros que cuando comencé a adelgazar siguiendo la Isodieta uno de los mayores hándicaps era salir sin saltarme mi plan nutricional. ¿Cómo fui capaz de seguir este plan de manera tan estricta? Bueno, mi interés en adelgazar motivó una buena dosis de fuerza de voluntad, no voy a negarlo, pero comprobar que era capaz de salir y divertirme y aún así conseguir adelgazar a diario también influyó de manera decisiva para que me pudiese mantener firme en mi propósito.

Estas son algunas de las cosas que hice (y todavía hago) para conseguir adelgazar teniendo una vida social muy activa:

  1. Comer tarde para adelgazar

    Comer tarde para adelgazar

    Comer tarde antes de salir: Para adelgazar, es fundamental no llegar a las comidas con ansiedad. Cuando uno sale suele comer un poco más tarde de lo normal y esto nos hace comer con ansiedad cuando finalmente nos ponen la comida por delante. Uno de los trucos principales es que puedes hacer es retrasar la comida que vayas a hacer antes de salir para de este modo llegar con menos hambre al restaurante. Si te tocaba comer algo, por ejemplo, a las 11 de la mañana, retrásalo hasta las 12 o 12:30. Así, cuando llegues al restaurante a las 14 o 14:30 tendrás menos apetito, comerás menos y te costará menos trabajo adelgazar.

  2. Comer saciante antes de salir: Otra de las claves para adelgazar de manera sana, rápida y permanente es no ingerir más cantidad de comida que la que necesitamos. Para ello, la sensación de saciedad es fundamental. El nutriente que más sensación de saciedad produce es la grasa. Por ello, si voy a comer fuera, trato de que la comida de antes sea rica en grasa para que me produzca sensación de saciedad. Por ejemplo, como suelo comer los viernes con unos amigos con los que monto en moto, antes de salir de mi casa lo que como es queso, un alimento rico en grasa que contrariamente a lo que mucha gente piensa, es perfectamente adecuado si quieres adelgazar y nutrirte adecuadamente. Con ello consigo sentirme lleno más tiempo, incluso si acabamos comiendo más tarde de lo normal.
  3. Agua con gas para adelgazar

    Agua con gas para adelgazar

    Beber agua con gas: Como explico en el libro, se puede adelgazar perfectamente tomando bebidas gaseosas siempre que estas no tengan azúcar. De entre todas las bebidas que puedo recomendar para adelgazar, creo que el agua con gas es indudablemente la mejor. Su contenido es agua y gas, en algunos casos y dependiendo de la marca, incluso gas natural del manantial. No sólo no te hará engordar, sino que la hinchazón que produce el gas te ayudará a tener la sensación de saciedad más rápido y por tanto contribuirá a que puedas comer mejor y finalmente puedas adelgazar. Antes de comer, durante la comida o incluso después, el agua con gas es un gran aliado que debes usar si quieres adelgazar.

  4. No todo lo dulce engorda: Sé por experiencia que cuando llega el momento de los postres la cosa se pone fea para los que están tratando de adelgazar. ¿Qué se puede pedir que sea dulce, no engorde y nos ayude a adelgazar? Si me apetece tomar postre, algo que reconozco tiene más de social que de nutritivo, porque se produce prácticamente durante la charla de la sobremesa, mi primera elección es pedir frutos del bosque. Ya sean fresas, moras, frambuesas o similar, los frutos del bosque son bajos en carbohidratos y bajos en fructosa, por tanto válidos en tu dieta si buscas adelgazar. Con esto no quiero decir que uno se pueda comer medio kilo y pretender adelgazar, pero una ración razonable de vez en cuando es perfectamente válida. Pero como no siempre hay este tipo de frutas y nosotros queremos adelgazar siempre, en cada salida que hagamos, la elección más lógica es un café o infusión con edulcorante. Tomar un café, té o cualquier otra infusión con una buena dosis de edulcorante nos eliminará esa necesidad de tomar algo dulce y no evitará que podamos adelgazar si hemos seguido fielmente el plan.
  5. Elimina el pan y los piquitos para adelgazar

    Elimina el pan y los piquitos para adelgazar

    Sin pan y sin piquitos: Si de verdad quieres adelgazar ya sabes que el pan (y los piquitos) no son una opción. Más te vale tomar una cantidad superior de jamón o queso en el aperitivo que ceñirte a la cantidad adecuada y añadirle algo de pan o de piquitos. Para adelgazar, o sea, para eliminar la grasa acumulada, hay que estar en cetosis, usando dicha grasa como combustible. Si tomas pan en el restaurante, aunque sea integral, sin gluten o de semillas, saldrás de la cetosis y volverás al metabolismo de la glucosa que, como indico en el libro, imposibilita que puedas adelgazar rápidamente. Si no puedes frenar el deseo, es mejor pasarse en la ingesta de proteínas o de grasa -de manera puntual- que ingerir carbohidratos refinados. Recuerda: no se puede adelgazar (perder grasa) comiendo alimentos que generan grasa corporal y los carbohidratos refinados son los reyes de la creación de grasa corporal.

  6. Adelgaza tomando verduras asadas

    Adelgaza tomando verduras asadas de acompañamiento

    Verduras sí, ¡pero no solas!: Ya sabes que para adelgazar hay que vigilar el tipo de verduras que se ingieren porque con el marketing alimenticio, a cualquier cosa se le llama verdura hoy en día. Los vegetales de hoja verde como la lechuga, la acelga, la espinaca y los que son ricos en fibra y tienen bajo índice glucémico, como el pepino, el calabacín, el espárrago, las setas y champiñones y demás, son buenos compañeros en tus comidas para adelgazar, pero no deben viajar solos en tu plato. Siempre, en cada ingesta que hagas, debe haber proteínas y grasas. Un plato de pisto, por más que te guste, no es una opción. Si quieres comer ensalada, debes añadirle proteínas y grasas como las procedentes del queso, huevo, carnes, etc. Si te apetece un plato de setas, pide un revuelto de setas, para que lleven huevos, o un revuelto o tortilla de espárragos. Evita el tomate y otras frutas ricas en fructosa, pues estos alimentos evitan que puedas adelgazar cuando los ingieres.

  7. Carne con Ensalada, perfecto para adelgazar

    Carne con Ensalada, perfecto para adelgazar

    Ensalada de acompañamiento: Cuando pidas una carne o un pescado, asegúrate en el momento de pedirlo que viene acompañado de ensalada. Lo normal es que venga acompañado de patatas, porque es más barato, pero en realidad lo mejor que le puedes añadir para comer bien y adelgazar es un poco de ensalada. Si te ofrecen “verduritas” desconfía y pregunta. Muchas veces, en los restaurantes, las “verduritas” son una menestra a base de patatas y zanahoria cocidas, y no hace falta que te diga que si quieres adelgazar estos son dos alimentos a evitar a toda costa. Un poco de ensalada bien aliñada con aceite de oliva virgen es, en mi opinión, el mejor acompañamiento que puedes pedir para una carne o un pescado si buscas adelgazar.

  8. ¡Ojo con los entrantes!: Para compatibilizar tu vida social con tu plan nutricional diseñado para adelgazar, una de las cosas que debes hacer desde el primer día es llevar la voz cantante en el restaurante. A la hora de pedir entrantes para compartir, anticípate en la mesa y sugiere entrantes adecuados para adelgazar. De otro modo, el riesgo de que se te adelanten y pidan entrantes cargados de carbohidratos es muy alto. Te sugiero jamón, queso, anchoas, foie, ensaladas con frutos secos y cosas similares. No puedes adelgazar si comes entrantes a base de pan, harinas, pastas y otros carbohidratos refinados.
  9. Adelgazar sin tomar cerveza

    Adelgazar sin tomar cerveza

    La cerveza no es una opción: Soy consciente de que últimamente hay una campaña global atribuyendo a la cerveza toda suerte de bondades. No te dejes engañar, son falsedades. Ni la cerveza sirve para adelgazar, como he leído hace poco, ni te mejora la salud, ni nada de nada. Se trata de una bebida -alcohólica o no- hecha a base de cereales y, si ya has leído el libro, no hace falta que te explique lo que los cereales hacen en tu cuerpo. Si quieres un refresco o un aperitivo, una cola zero o incluso una copita de vino -y aquí lo importante es entender lo que significa UNA- son mucho mejor opción que la cerveza. De todos modos, como he dicho antes, para adelgazar, lo mejor que puedes usar en el aperitivo es agua con gas. Si no tienes costumbre, pruébala con hielo y limón, no te defraudará. Ten en cuenta que hay muchos tipos de agua con gas, y todas sirven para adelgazar. Que una no te guste no quiere decir que no te guste ninguna.

  10. Come despacio para adelgazar

    Come despacio para adelgazar

    Despacio, no hay prisa: Admito que normalmente como muy rápido, pero soy consciente que para adelgazar hay que tratar de comer despacio. La sensación de saciedad se produce cuando la comida alcanza el estómago y comienza su absorción. Si comemos muy rápido, no producimos esa sensación de saciedad en el momento adecuado y comemos más de la cuenta, algo que lógicamente evitará que podamos adelgazar.

  11. Es un tema social, no nutricional: No pierdas de vista la idea de que salir con los amigos es un tema social, no nutricional. El objetivo es que te relaciones, que hables, que rías, que lo pases bien. Tu atención no debe estar centrada en la comida, sino en las personas con las que compartes el momento. De este modo, si te centras en ellos y no en la comida, no sentirás sensaciones de ansiedad ni hambre, podrás disfrutar del momento y, de camino, lograrás adelgazar.
  12. Para adelgazar evita la tentación

    Para adelgazar evita la tentación

    No merece la pena: Ten siempre en mente que saltarte el plan, aunque sólo sea una vez, no merece la pena. No se trata de que por saltártelo una vez vayas a engordar, sino que interrumpes durante días un proceso que te ha costado mucho iniciar: adelgazar. Si ya has leído el libro, sabes que la única forma de perder peso de manera saludable es adelgazar, o sea, eliminar la grasa acumulada. Se tardan varios días en comenzar a adelgazar, porque para ello hay que poner en marcha en nuestro cuerpo el metabolismo de las grasas. Se tarda medio minuto en abandonar ese metabolismo de las grasa que nos permite adelgazar y volver al metabolismo del azúcar, que nos hace engordar. El problema es que aunque se sale en medio minuto del metabolismo de las grasas, luego pueden ser necesarios varios días para volver a entrar. Lo que ocurre es que por ese medio minuto de supuesto placer al saltarte el plan echas por tierra el trabajo y la constancia de varios días. No te lo pienses ni un minuto: no merece la pena. Mantente firme y lograrás adelgazar, sentirte mejor y ganar salud.

Creo que estos consejos te ayudarán a adelgazar si sigues un plan nutricional adecuado, como la Isodieta. No creas que adelgazar es incompatible con tener vida social, porque no es cierto. Adelgazar es incompatible con tomar carbohidratos simples y carbohidratos refinados, pero cuando sales y tienes vida social, eres tú quien manda y normalmente quién paga, así que elige los alimentos y las bebidas sabiamente y no tendrás problemas para adelgazar sin renunciar al ocio y la diversión. Recuerda, como explico en el libro, que yo logré adelgazar incluso el tiempo que estuve de vacaciones con mi familia en Disney, y te garantizo que allí pedir alimentos sin carbohidratos es infinitamente más complicado que el bar de la esquina de tu barrio. Si yo logré adelgazar, tú también puedes lograrlo.

¡Aprende a comer mejor!

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico los próximos artículos que escriba sobre nutrición, alimentación sana, pérdida de peso o incluso recetas dejando tu dirección de correo electrónico aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic si es que ya no deseas recibir más artículos. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

12 comments for “Trucos para Adelgazar comiendo fuera

  1. Juan Carlos García
    20/12/2016 at 7:55 am

    Hola Carlos.
    he leído ya tu libro “Adelgazar sin milagros” y ahora estoy empezando “La gran mentira de la nutrición”.
    En tres meses ya he pedido 22 Kg, y estoy contento.
    Tengo algunas dudas, te cuento:

    – Entiendo que la gaseosa, puede ser tomada en las relaciones sociales, o cuando entro a tomar algo a una cafetería, ya que el vino no me gusta y otros refrescos light no me gusta. ¿Es así?
    – Me da la impresión que he entrado y salido de cetosis en este tiempo en dos ocasiones ¿Es esto peligros? Me refiero a entrar y salir del estado de cetosis y voler a cetosis.

    Muchas gracias por todo. Y sobre todo agradecerte tu libro y esta web que es un sitio obligado y muy bueno para los que como yo tenemos problemas de peso y de salud a consecuencia de ello.

    Juan Carlos García

    • 27/12/2016 at 6:39 pm

      Hola Juan Carlos,
      Enhorabuena por esos 22Kg! Seguro que si te mantienes fiel a tu plan llegarás al objetivo que te hayas marcado! En cuanto a la gaseosa, si hablamos de gaseosa edulcorada sin azúcar, claro que la puedes tomar ocasionalmente, pero yo no la usaría a diario, porque el dulzor en la boca puede provocar que salgas de la cetosis. Por otro lado, te indico que salir y entrar en cetosis no constituye ningún riesgo para la salud. Sin embargo, para adelgazar lo idóneo es mantenerse en cetosis en mi opinión. Si en tres meses has salido un par de veces de la cetosis yo diría que eres muy metódico y que eso explica que los resultados estén siendo tan buenos. Sigue así! Los problemas de salud desaparecen con la grasa, te lo digo por absoluta experiencia!

      Saludos,

      Carlos

  2. sonia
    10/06/2015 at 10:18 pm

    Hola carlos que agua con gas recomiendas? Me refiero a que marca o cual exactamente.
    Gracias

    • 11/06/2015 at 9:28 pm

      Hola Sonia,
      Para gustos, colores. El agua con gas no debe contener nada que no sea agua y gas, así que puedes tomar la que más te guste. Como gustarme, me gusta Perrier, pero como cuesta un riñón me suelo conformar con Fonter o Aliada (marca blanca de El Corte Inglés), pero insisto, sobre gustos…

      Saludos,

      Carlos Abehsera

  3. sonia
    19/05/2015 at 8:55 pm

    Hola Carlos! Estoy contentisima de haberte conocido . he leído tu libro. He empezado la dieta justo ayer. Es increíble de la de cosas k me estoy enterando y aprendiendo con todos tus artículos . me estas ayudando muchisimo . no solo por adelgazar ya k solo tengo k quitarme unos kilos si no por aprender a comer . ahora entiendo como tenía cándidas en los intestinos si a todo le ponen harinas y azúcar….es increíble… Gracias. Ojalá y te pueda conocer en persona

  4. David
    31/10/2014 at 9:34 am

    Hola Carlos:

    En mi vigésimoquinto día siguiendo mi plan nutricional siguiendo las pautas de su libro, he notado muchos y buenos avances y llevo perdidos, a día de hoy, 11 kilos y 400 gramos. Una cantidad espectacular, nunca había perdido tanto en tan pronto y sintiéndome tan bien: sin tener todo el día sensación de ansiedad y mal humor, rindo mejor en el trabajo y en el gimnasio, sin el maldito estreñimiento y, muy importante, sin pagar un pastizal a un nutricionista que lo único que hacía era pasarme la misma dieta semana sí semana también con ligeras modificaciones y decirme cuando perdía peso que había sido gracias a él y si lo ganaba que había sido culpa mía.
    Estoy muy contento con su método, no lo puedo negar.

    Pero en este artículo querría discrepar en un apartado, concretamente el 12.
    Yo una vez por semana, de forma deliberada y premeditada, elijo una “comida trampa”, o lo que es lo mismo, me salto la dieta durante una comida concreta del día. Y lo veo positivo, a decir verdad. Compruebo que ya me puedo saciar con mucha más facilidad: antes comía como una bestia y si no acababa empachado y a punto de reventar, no me daba por saciado. Al día siguiente, obviamente, cojo algo de peso, pero en los días posteriores (no solo el siguiente) veo que se acelera la pérdida. Soy muy consciente de que es una sola comida un solo día de la semana, fuera de ese período no siento tantas tentaciones o ganas de comer “x” cosa prohibida.

    Muchas gracias por tu labor.
    David.

    • 31/10/2014 at 9:44 am

      Gracias David por los amables comentarios. Si a ti te funciona saltarte una comida un día, no seré yo quién te diga que lo cambies, pero a la mayoría de las personas no les funciona bien esto, tanto por el tema de la cetosis, como, más importante aún, por el tema psicológico: “si me lo salto un día y no pasa nada, me lo salto dos, y luego tres, y luego…”. Este -y no otro- es el motivo por el que el Método Dukan hace agua en la fase de mantenimiento. Pero insisto, si te va bien y te funciona, Amén. Yo soy menos estricto los fines de semana y también me va bien, pero ya llevo así cuatro años y no es lo mismo para mí que para quien empieza.

      Saludos,

      Carlos Abehsera

      • David
        31/10/2014 at 9:49 am

        La cuestión es nunca bajar la guardia. Esto está muy claro. Me obligo a que sea en una comida concreta y un día concreto. El repetir esto día sí día también es ir a la catástrofe absoluta.

  5. Maica
    31/10/2014 at 9:14 am

    Precisamente me he levantado pensando que últimamente no tenía mucha vida social y me era por eso mucho más facil adelgazar.Algunas veces incluso he llegado a no buscarla. Pero con este artículo que has escrito me he dado cuenta que estaba en un error. Me ha parecido muy interesante y me ha hecho cambiar de opinión, aunque lo de la cerveza es lo que más me cuesta.
    Muchas gracias y un saludo

    • 31/10/2014 at 9:18 am

      Ánimo! La cerveza es solo costumbre. Acostúmbrate a otra cosa que te guste y verá como al final no la añoras tanto!

    • David
      31/10/2014 at 9:44 am

      Hola Maica:

      Yo, aunque ya no beba ni gota de alcohol, sigo teniendo la misma vida social que antes e incluso he aprendido a valorar más el salir sin tener que estar bebiendo para estar en sintonía con mis amigos que si lo hacen.
      Ya no paso los domingos hecho un alma en pena con la resaca taladrándome el cerebro; me levanto más temprano y me voy a pasear por ahí o hacer cualquier cosa más productiva. Por no decir que ahorro un dineral quitándome de cubatas. He tenido la peor de las resacas, la de mirar la cartera y ver que me gasté todo lo que llevaba en copas.

      ¡Mucho ánimo!

Deja un comentario