Cordero Lechal a Baja Temperatura

Cordero Lechal a Baja Temperatura

Cordero Lechal a Baja Temperatura

Esta es una receta magnífica para todo el mundo que sigue un plan nutricional orientado a perder peso y/o a ganar masa muscular. Se puede hacer con cordero lechal o, como en mi fotografía, con chivo lechal, que es más típico en Málaga, donde yo vivo.

Como veréis, es una receta absolutamente natural pues además de la carne sólo lleva una pizca de aceite, sal y agua. Yo utilizo también para darle aroma al guiso, una cebolla, ajo y una manzana, que se cocinan a la vez en el horno pero que no se mezcla con la carne ni se come después.

La clave de esta receta es cocinar a baja temperatura para que la carne salga jugosa y tierna y se empape de sus propios jugos y grasas.

Receta de cordero lechal a baja temperatura

  • Partes: 2-3
  • Dificultad: Media
  • Imprimir

Sabrosa receta de cordero lechal a baja temperatura ideal para una comida sana y baja en carbohidratos.


Tiempo de Preparación: 2 horas y media

    Dificultad: Media
  • Valor Nutricional: Muy Alto
  • Coste: Medio (19€ para cada Kg de producto final)


Ingredientes para cocinar este delicioso cordero lechal:

  • 4 Kg de Cordero o Chivo Lechal (pata, paletilla y costillar) (75€)
  • 1 Cebolla (0,20€)
  • 1 Manzana (0,20€)
  • 1 Cabeza Ajo (0,20€)
  • 20 ml Aceite de Coco Virgen (0,40€)
  • Sal
  • Pimienta


Instrucciones de preparación de esta receta sin carbohidratos:

Precalentar el horno a 100 grados centígrados.

Colocar la carne salpimentada en una o dos bandejas de horno bien repartida y untada ligeramente con Aceite de Coco. En los huecos libres y tratando de que no toque la carne, repartir la cebolla, el ajo y la manaza, que usaremos sólo para aromatizar el guiso. Añadir a cada bandeja un chorrito de agua, como 1/3 de vaso, para asegurarnos que tenemos la suficiente humedad dentro del horno durante la cocción.

Ponemos la carne en el horno y la dejamos a 100º durante 1 hora. Pasado este tiempo, elevamos la temperatura a 120º y la dejamos media hora más. después, subimos a 150º y dejamos otra media hora de cocción. Finalmente, elevamos a 180 grados y volvemos a mantener entre 20 y 40 minutos, en función del aspecto, hasta que esté claramente cocinado. Cuando la carne esté lista, los músculos de la pata se redondearán y dejarán ver claramente el hueso por la parte inferior como en la fotografía superior.



¿Te gusta este tipo de recetas que realizo en temas relacionados con la nutrición?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico más artículos que escriba de este tipo dejándome tu dirección de email aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si este te ha gustado, porque el libro entero toca temas desde este tipo de perspectiva. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Deja un comentario