Adelgazar con El Milagro Letal

La Muerte

La Muerte

No existen milagros para adelgazar. Parece estúpido que ahora diga yo esto como si fuese una novedad, después de haber escrito un libro en el que precisamente explico como adelgazar y denuncio, de entrada, que no existen milagros al respecto de la pérdida de peso.

Sin embargo, es alarmante la cantidad de personas que buscan una dieta milagro o, peor aún, una pastilla milagro para adelgazar. Existen bastantes productos milagro en el mercado, lo cual no es sino indicativo de que la gente los busca y los compra. Si existiese un producto así para adelgazar, todos estaríamos ya en nuestro peso ideal y el hombre más rico del planeta sería sin duda su descubridor. Hoy quiero hablar de uno de estos productos milagro para la pérdida de peso para quitar las ganas a quien esté pensando comprarlo en su lucha contra la obesidad: el DNP o Dinitrophenol.

El DNP, también conocido como 2,4 DNP o Dinitrophenol es un compuesto químico fabricado no existente de manera natural. Quiero empezar por decir que realmente funciona para adelgazar. Desgraciadamente, el problema es que funciona tan bien que te hará perder todo tu peso hasta matarte. Ahora parece que está de moda en Internet, donde pueden conseguirse con cierta facilidad pastillas para adelgazar, perder peso o quemar grasa que lo contienen. Me espanta ver que las últimas muertes en Reino Unido, Polonia y otro países de nuestro entorno no frenen la moda de esta pastilla milagro. Quiero explicar brevemente un poco de qué va este producto milagro para contribuir a su erradicación de Internet y propiciar que las personas que lo necesiten puedan adelgazar utilizando métodos naturales.

El DNP no es un compuesto nuevo. De hecho, se inventó en 1933 y estuvo autorizado su uso en Estados Unidos para pacientes con sobrepeso hasta 1938, en que fue retirado del mercado por los problemas de salud que acarreaba. Desde entonces se ha utilizado en investigación tratando de buscar un compuesto similar que no tenga los devastadores efectos secundarios que este tiene en la lucha contra el sobrepeso. De hecho, las líneas de investigación actuales apuntan hacia proteínas naturales que existen en el cuerpo humano y que pueden tener efectos similares en la pérdida de peso.

El funcionamiento del DNP es sencillo. Al tratarse de un inhibidor de la energía química celular, lo que este compuesto provoca es que la energía celular sea desperdiciada como calor y no pueda ser usada por la célula, lo que conlleva que el cuerpo utilice mucha más grasa para proporcionar la misma cantidad de energía utilizable a las células. Dicho de otro modo, es un potente acelerador del metabolismo. Ahora bien, toda esa energía convertida en calor a nivel celular tiene un efecto devastador en nuestro organismo. Se produce una hipertermia difícil de controlar que lleva en último extremo a la muerte. Mucha gente confunde la hipertermia con la fiebre, pero son reacciones distintas del cuerpo que se manifiestan de manera similar. El caso más común de muerte por hipertermia es el de golpe de calor. La fiebre es un proceso inmunológico creado por el cuerpo al luchar contra un elemento externo.

Pues bien, acelerar el metabolismo de manera artificial hasta el extremo de producir tanto calor que ese calor nos mate es probablemente el camino más rápido para perder peso, pero lamentablemente es un camino que acaba en muchos casos con la muerte de la persona que ingiere DNP . Por eso, cuando veamos una pastilla milagro para adelgazar de las que prometen quemar grasas, lo primero que debemos hacer es buscar si contiene DNP y en ese caso, desecharla de inmediato.

Por último, quiero añadir que aunque el efecto del DNP en el cuerpo es proporcional a la cantidad ingerida, el problema es que no se han encontrado dosis “seguras” pues el efecto de este compuesto en el organismo varía no sólo con el peso corporal, sino con otros factores que no han sido identificados, por lo que es muy peligroso ingerirlo. Dosis tan pequeñas como 20 miligramos por kilo de peso han resultado ser fatales en algunos pacientes. Si quieres adelgazar, adelgaza sin milagros. Es Sano, Rápido y Permanente y, por supuesto, no conlleva riesgo alguno para tu salud.

 

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Deja un comentario