Operación Semana Santa

Operación Bikini

Operación Bikini

Veo -por la cantidad de consultas que estoy recibiendo en el mes de Marzo- que estamos inmersos en la Operación “Semana Santa”. Me agrada ver que muchísimas personas se han apuntado a perder peso de manera rápida, sana y permanente y que los resultados están llegando muy rápido.

La tónica común parece ser lo asombroso que le está pareciendo a los lectores que se deciden a empezar su nuevo plan nutricional la facilidad con la que pierden los primeros tres o cuatro kilos en los primeros cuatro o cinco días. No debería sorprender a nadie pues en el libro explico sobradamente que adelgazar no es un proceso complicado, más bien al contrario, y que todo se basa en olvidar las mentiras que llevamos décadas escuchando y perder el miedo a comer los alimentos que nos nutren y dan energía al tiempo que nos hacen perder peso y eliminar toda esa grasa que tenemos almacenada.

Ya sea por la operación “Semana Santa”, la operación “Bikini” o cualquier otro proyecto estacional que tengamos en mente, lo cierto es que Marzo está siendo un mes muy propicio para la pérdida de peso y una importante cantidad de personas empiezan a notar los resultados prácticamente desde el primer día, y desde aquí les agradezco los amables comentarios que publican y me mandan por correo electrónico.

Sin embargo, quiero recordar que en el libro explico que esto es una carrera de fondo y no un sprint. Incluso cuando el plan nutricional que recomiendo tiene unos sorprendentes resultados iniciales, al igual que cualquier otro, sus resultados finales dependen enteramente del desarrollo completo del plan y no de los primeros días. Por eso, aconsejo a todo el mundo que no se relaje cuando compruebe lo realmente fácil que es perder peso y, al contrario, redoble sus esfuerzos para poder perder la mayoría de la grasa que les sobra en un breve plazo de tiempo.

Yo pude perder 35 kilos en tan solo cuatro meses y no veo porqué cualquier persona que quiera adelgazar no pueda hacerlo del mismo modo. Cierto es que en todo ese tiempo, tan sólo me salté mi rutina nutricional una vez, pero ya se sabe que quien algo quiere algo le cuesta, y lo cierto es que a mí me costó bastante poco. Hay que reconocer que si un plan nutricional como el que promuevo nos permite comer seis o incluso siete veces al día, nos permite saciar nuestro apetito sin pasar hambre de un gran número de alimentos nutrientes y nos aporta una energía extraordinaria a la par que nos hace adelgazar, no se trata en realidad de realizar un esfuerzo sino más bien de ajustarse a una rutina.

Pasados los primeros días de mono de azúcar, lo cierto es que el plan nutricional que describo en el libro es una forma maravillosa de alimentarnos y nos permite comer alimentos que en otras dietas están súper prohibidos, desde embutidos a aceites y grasas. Está más que demostrado que nuestro cuerpo necesita proteínas y grasas para estar bien nutrido y esa es precisamente la base de este plan nutricional.

Si está leyendo estas líneas porque quiere adelgazar y aún no ha probado los beneficios de ajustar su plan nutricional siguiendo mis recomendaciones del libro, le aconsejo que se de una vuelta por el blog, lea algunos de los comentarios de los lectores y le pregunte a ellos mismos los resultados que están obteniendo. Estoy seguro que no le defraudarán. Y no hablo sólo de la pérdida de peso, sino de la espectacular mejora de la salud en general que experimentamos los que decidimos comer de este modo.

12 comments for “Operación Semana Santa

Deja un comentario constructivo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.