Receta de Torrijas Bajas en Carbohidratos
Esta estupenda receta de Torrijas Bajas en Carbohidratos es perfecta para semana santa o para cualquier sobremesa en la que queramos algo dulce que nos permita adelgazar
Raciones Tiempo de preparación
8Raciones 30Minutos
Raciones Tiempo de preparación
8Raciones 30Minutos
Instrucciones
  1. Lo primero que hay que hacer es poner la leche en un bowl suficientemente grande y añadirle 30 gotas de edulcorante líquido Sweet Sensation de Ciao Carb o similar. Añadimos también la ralladura de medio limón y un poquito de canela molida, así como los 20 gramos de Vitality 95. Para mezclarlo todo, yo he usado un shaker de OutletSalud que tenía a mano. No he querido meterlo en una batidora porque aunque quería que la leche cogiese un poco de consistencia no quería hacer una emulsión muy firme, de modo que el shaker me ha servido para darle algo de volumen a la leche, eliminar todos los grumos y mezclar bien todos los ingredientes.
  2. A continuación cortamos la barra de pan Protobread de CiaoCarb en unas 12-14 rebanadas homogéneas. Ahora vamos a empapar todas las rebanadas en la leche, dejándolas sumergidas unos segundos para que el líquido penetre en el interior del pan y cuando las friamos estén esponjosas. Las rebanadas bien humedecidas las vamos poniendo en una bandeja y las dejamos reposar. Si ha sobrado mucha leche, podemos repetir el proceso porque significará que el pan no se ha empapado del todo. En cualquier caso, tiene que sobrar un poco de leche que vamos a utilizar más adelante. Lo interesante del pan CiaoCarb es que al tener la corteza blanda es un pan perfecto para preparar torrijas.
  3. En un bowl batimos los huevos y añadimos dos o tres cucharadas de la leche mezclada que nos ha sobrado. Lo que queremos es trasladar un poco del sabor de la mezcla al huevo batido, pero sin excedernos. El huevo batido debe seguir siendo predominantemente amarillo. Si se nos pone muy blanco es que nos hemos pasado y lo que yo haría en ese caso sería añadir un huevo más. El huevo, al freírse se va a tostar y se pondrá oscuro dándole a las torrijas su habitual color marrón.
  4. En una sartén ponemos aceite de coco virgen a calentar. Yo utilizo Coconoil desde 2011 y el resultado siempre es excelente, aunque estoy seguro que hay otras marcas que también ofrecen buenos resultados. En esta ocasión he utilizado Coconoil Organic (ecológico), que es el que tenía en casa. Recuerdo que para usar adecuadamente el aceite de coco virgen para freir, este tiene que estar humeando. El aceite de coco tiene un punto de humo bajo, pero el hecho de que aparezca humo con la temperatura no nos indica que se esté quemando y sus propiedades se mantienen prácticamente inalteradas, pues la grasa saturada que predomina en el aceite de coco soporta muy bien la temperatura. Al freír con el aceite muy caliente sellamos rápidamente los alimentos que sumergimos en la fritura y el aceite no penetra al interior, reduciéndose considerablemente la cantidad de grasa que acaba en nuestro estómago. Además, si el sellado se ha producido con un ligero dorado, este tampoco absorberá mucho aceite, por lo que las torrijas no tendrán sabor a coco en absoluto.
  5. Aunque tengo sartenes bastante grandes no quería que se me acumulase el trabajo y he optado por una sartén de dimensiones reducidas para freír las torrijas, de dos en dos o de tres en tres. Cuando el aceite esté muy caliente, cogemos una rebanada de la fuente, la pasamos bien por el huevo batido con las dos cucharadas de leche y la sumergimos de inmediato en el aceite. Repetimos el mismo proceso con una o dos rebanadas más y las dejamos dorar por ambos lados. Si no se doran rápidamente, el aceite no está lo suficientemente caliente y yo subiría el fuego un poco. Conforme las vayamos sacando de la sartén con una espumadera las dejamos sobre un papel absorbente para que suelten cualquier exceso de aceite que pudiesen traer de la sartén y las dejamos enfriar ahí unos minutos.
  6. Como veréis en la foto, he acabado esta receta de torrijas sin carbohidratos de dos maneras distintas. La mitad las he cubierto con Sukrin FiberSirup Gold, que es un sirope a base de fibra muy parecido en textura y sabor a la miel de caña, pero que solo aporta 5 gramos de azúcar por cada 100ml.
  7. La otra mitad de las torrijas las he terminado con una mezcla que he preparado en un plato con Sukrin Melis y canela molida.
Notas de la receta

Sukrin Melis es un edulcorante acalórico (0 calorías) preparado a base de Eritritol natural procedente de la fermentación de la fruta molido muy finamente. Como expliqué en este artículo, el Eritritol es uno de los polialcoholes que no se absorben en absoluto en el organismo, y aunque resulta ligeramente más caro que otros polialcoholes, sus características y procedencia natural justifican el precio. Como otros polialcoholes, el Eritritol deja cierta sensación de frescor en la lengua al evaporarse, por lo que estas torrijas no solo son un pelín más ligeras, sino que al paladar también lo parecen. Por lo tanto, tenemos una versión más contundente y dulce preparada con el Fiber Syrup Gold y una más ligera y menos dulce preparada con el Sukrin Melis, para que nadie pueda decir que no le gustan 🙂

La repostería no es mi especialidad, así que cualquier sugerencia para mejorar la receta es más que bienvenida en los comentarios!

¿Qué te ha parecido esta receta?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico las próximas recetas que vaya publicando dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo clic. Además, solo por suscribirte al blog podrás leer dos capítulos de mi libro La gran mentira de la nutrición de manera absolutamente gratuita, que creo que te gustarán bastante si tienes interés en cuidarte o cuidar de tu familia. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.